miércoles, 11 de junio de 2014

La maldición de la edad adulta Una familia se ve forzada a vivir junto a una fraternidad universitaria

Seth Rogen y Zac Efron y Rose Byrne, se unen al director Nicholas Stoller, en una comedia acerca de una pareja de jóvenes padres cuyos vecinos son miembros de una fraternidad universitaria.

ARGUMENTO

Aparentemente, Mac Radner y su esposa Kelly han hecho realidad el sueño americano: acaban de tener una niña adorable y se han comprado una preciosa casa en las afueras. La pareja de treintañeros está convencida de que ha adquirido el aplomo necesario para la vida de adultos, pero estos exjuerguistas van a enfrentarse a un reto inesperado.

Cuando Mac y Kelly descubren que sus nuevos vecinos son unos doce miembros de la fraternidad Delta Psi Beta, con el carismático presidente Teddy Sanders a la cabeza, intentan estar a la altura de la situación y parecer mas colegas que adultos. Pero las juergas de los chicos adquieren proporciones épicas y a la pareja no le queda más remedio que poner un poco de orden. La guerra entre vecinos escala a la velocidad del rayo a medida que el matrimonio se las ingenia para que expulsen a los universitarios, y estos últimos, para hacer perder la poca cordura que les queda a los nuevos padres.

SIN TAPUJOS, NI BARRERAS: LA IMPROVISACIÓN EN EL PLATÓ

Nicholas Stoller es conocido por ser un director capaz de sacar los mejores instintos cómicos de los actores, para lo cual trabaja con ellos antes de comenzar el rodaje. Decide qué actores deben trabajar el texto durante una lectura conjunta del guión.

Todos los actores, arropados por un reparto plagado de talentos cómicos y con el increíble talento de Seth Rogen a la hora de improvisar, se sintieron inspirados para mejorar los diálogos.

Nicholas Stoller tiene una forma de rodar muy particular para facilitar la improvisación en cualquier momento. “Siempre hago tomas transversales, es decir, de la persona que no está delante de la cámara, para no perder ninguna improvisación”, explica. “Seth y Evan, incluso Andrew, Brendan y yo nos dedicamos a lanzar chistes a voz y en grito, es como una batalla campal”. Después de una pausa, añade: “Una batalla campal caótica, pero muy controlada”.

Evan Goldberg alaba la inteligencia del director: “Le dije varias veces durante el rodaje que dentro de unos años, cuando volviese a ver la película, se asombraría al pensar que él había dirigido esta película. Pero fue él, y ya es demasiado tarde, no puede ‘desdirigirla’”.

Los actores están agradecidos de haber trabajado con un director abierto a la improvisación. Dave Franco resume su experiencia y la de sus compañeros diciendo: “Todos nos alimentamos de la energía del director durante el rodaje. Nick es de esas personas que siempre aparentan estar relajadas, es muy positivo. Además de eso, es muy inteligente, va por delante del resto. Ahora bien, me temo que por culpa suya, jamás volveré a pasármelo tan bien rodando una comedia”.

EL DISEÑO DE LA COMEDIA

Ya que gran parte de Buenos Vecinos transcurre entre la casa de Mac y Kelly y la fraternidad Delta Psi, el departamento artístico tuvo que encontrar dos casas vecinas que encajasen en la historia y en las que se pudiese rodar. “Buscamos casas muy cercanas, tan cercanas que se pudiera ver dentro de una desde la otra, e incluso pasarse una taza de leche”, explica la diseñadora de producción Julie Berghoff. “No fue nada fácil encontrar dos casas con el tamaño adecuado. Una debía ser grande y la otra, algo más reducida, pero lo bastante amplia para un contable, su esposa que trabaja desde casa y un bebé”.

Por fin, las dos casas perfectas que servirían de base a la mayoría del rodaje fueron descubiertas en el barrio histórico West Adams de Los Ángeles. La casa de Mac y Kelly pudo usarse para interiores y exteriores, pero no pasó lo mismo con el hogar de la fraternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario