miércoles, 19 de noviembre de 2014

‘Caminando entre tumbas’: Liam Neeson no descansa

Matt Scudder es un policía maldito. Exonerado de la fuerza a causa de las desgraciadas consecuencias de un tiroteo, deviene en investigador privado sin habilitación. Husmea en toda clase de casos y sus clientes le pagan cómo y cuándo pueden, Claro que nunca le había tocado afrontar un episodio tan complejo como el que le plantea un dealer de drogas. Su esposa ha sido secuestrada y él pago el rescate, pero la chica no aparece. Hay fuerzas poderosas moviéndose en las sombras y sólo Scudder se opone a ellas.

Ese es el planteo de Caminando entre tumbas, la novela de Lawrence Block que llegó a la pantalla con guión y dirección de Scott Frank. Para el papel de Scudder, Frank se aseguró a Liam Neeson, protagonista de uno de los casos más llamativos de la historia del cine: se convirtió en estrella de las películas de acción después de los 50 años.

Neeson trabaja incan-sablemente. Pronto lo veremos en la tercera entrega de Búsqueda implacable y en la secuela de Ted. Aquí hace lo que tan bien aprendió: perseguir y enfrentar a los más peligrosos delincuentes. Con una pistola en la mano ya sabemos de lo que es capaz.

NEESON INCANSABLE

Liam Neeson se ha convertido en estos últimos años en el rey de la acción y de los tiros, de hecho, la propia productora Universal Pictures como método de promoción para esta cinta, sacó un mapa con todos los lugares del mundo en el que el actor de 62 años había matado a gente, con recuento de las víctimas y las armas utilizadas, por supuesto.

Y justo lo que uno espera podrá ver en Caminando entre las tumbas, acción y tiros. La historia se centra en Matt Scudder (Liam Neeson), un detective privado ex alcohólico, que antes fue policía, que debe averiguar quién está secuestrando mujeres y matándolas a pesar de que sus parejas pagan el rescate.

Liam Neeson está en su línea, lo que no significa que actúe mal, sino que está tan sombrío y taciturno como en sus últimos trabajos. Entre el resto del reparto, bastante normal, se podría destacar a David Harbour, que aunque su cara no sea demasiado amigable, cuando sonríe, consigue bordar al personaje que está interpretando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario