sábado, 20 de septiembre de 2014

Denzel Washington recibe homenaje en el 62 Festival de San Sebastián

Con una amplia sonrisa y ganas de bromear, Denzel Washington se mostró ayer satisfecho con su trayectoria profesional porque todo lo que ha hecho le ha "traído a San Sebastián", por lo que no lamenta ni se arrepiente de nada, aunque todavía no está seguro de si ha llegado el papel de su vida

La indiscutible estrella de la 62 edición del Festival de Cine de San Sebastián compareció en una multitudinaria rueda de prensa horas antes de recibir el Premio Donostia, junto con Antoine Fuqua, el director de "The Equalizer", la película que abrió ayer, fuera de concurso, el Zinemaldia

"Quizá soy un tipo del pueblo, normal, con un trabajo extraordinario", dijo el protagonista de "The Equalizer", quien pasó pasado un largo rato firmando autógrafos a las puertas del Hotel María Cristina, tras su llegada a San Sebastián.
Washington, que se alegró de ser el primer artista negro que recibe el Premio Donostia, aseguró que "no supone ninguna carga" ser considerado un símbolo de la comunidad afroamericana sino que, por el contrario, le encanta que los jóvenes vean en él un referente. Sin embargo, a la hora de dar consejos a las nuevas generaciones de actores, incluidos sus propios hijos, apuesta por iniciarse en el teatro, "estudiar, prepararse y volver a estudiar"

En una muestra de respeto hacia Sidney Poitier, el artista con el que se le ha comparado desde el inicio de su carrera, Washington zanjó: "solo hay un ´Poitier´, es mi amigo y nunca podré ser Poitier".

No hay comentarios:

Publicar un comentario