martes, 11 de julio de 2017

La mirada a la realidad de América predominó en el Bolivia Lab


El IX Laboratorio de análisis y clínica de proyectos cinematográficos Bolivia Lab finalizó el domingo, y Viviana Saavedra, organizadora desde la primera edición de 2009, destacó las buenas propuestas de este año y resaltó que todos los proyectos tenían historias acordes con la mirada latinoamericana.
“Creo que nos hemos sorprendido por la calidad de los proyectos, no hubo uno solo que estuviera mal ni acorde con la realidad latinoamericana. Eso fue lo más fuerte”, comentó Saavedra desde La Paz, sede del evento.

“Creo que por primera vez hemos sentido la fuerza del trabajo entre productores, guionistas y la gente de los encuentros”, dijo.
Proyectos de 11 países de Latinoamérica participaron en los talleres, concursos y encuentros. Uno de los más importantes era el Premio Finaliza, en el que tres películas competían por un incentivo de $us 10.000 para la fase de posproducción en los estudios Filmosonido de Chile.

La ganadora fue La necedad del hombre blanco, de la directora argentina Celeste Casco, que fue filmada en Paraguay y muestra el desplazamiento de comunidades indígenas de sus tierras por la agroindustria.

El crítico boliviano Claudio Sánchez fue uno de los jurados del Finaliza y dijo que se decidieron por La necedad del hombre blanco porque tiene un buen perfil, pero además porque solo le falta la posproducción de sonido. “El Finaliza Bolivia Lab solo ha conseguido tener dos de sus proyectos realizados con este premio.
El avance del filme también pesó para el resultado”, explicó.
Las otras películas eran la boliviana La reina de los hornos, de Nathalie Iriarte, y la chilena En tránsito, de Constanza Gallardo.

Otros premios
También se llevó a cabo el II Encuentro de Animación, con talleres y presentación de proyectos para películas, series y cortometrajes. En cortometrajes ganó la dupla conformada por los bolivianos Pablo Miño y Daniel Terrazas (ambos de Santa Cruz), que presentaron el proyecto del corto 757.1, y con esto tienen la posibilidad de asistir al prestigioso Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, en Francia.

“757.1 es un cortometraje de animación mixta (2D y 3D) sobre una niña que encuentra la manera de transmitir el silencio en un mundo que está invadido por el ruido”, indicó Miño. El proyecto está en etapa inicial de guion y conceptualización. “Fuimos a La Paz a ver qué ‘feedback’ podíamos tener del proyecto”.
Miño, guionista y director de Arte del corto (Terrazas está en la dirección), dijo que van a procurar avanzar lo suficiente como para acercarse a otros festivales y conseguir fondos, equipo y gente que esté dispuesta a apostar un poco por el proyecto también. “Porque la animación es un trabajo de equipo”, mencionó.
En el marco del I Festival de Celumetrajes (cortos hechos con celulares) el videoclip Quita Penas, de Numa Films de Bolivia, obtuvo una mención de honor en esta categoría. Participaron más de 50 cortos de distintos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario