domingo, 23 de julio de 2017

Kiro Russo “Un platino me ayudaría a tener apoyo en mi país”


Hace calor. El frac está listo. Es negro. Así lo quería Kiro Russo. Dice que no está nervioso, pero no puede ocultar su emoción. Su película Viejo Calavera ha sido nominada por los Premios Platino y hoy competirá con otras grandes por ser la mejor ópera prima de ficción. A lo mejor llegue a obtener el trofeo, pero eso al joven boliviano, de 33 años, no le interesa.

“Me siento solo...”
Madrid. Hay un movimiento intenso. Hoy, desde allí la cadena TNT emitirá la cuarta edición de unos premios que ya se hacen llamar los Óscar de Hispanoamérica. Será a las 22:00.

Kiro ya está en la capital española. El jueves formó parte de una gala inicial y anoche compartió un cóctel. Se codeó con grandes personalidades del cine en español y “está feliz”. Por ratos se siente un extraño y hasta sorprendido, porque mucha gente ya vio su película y todos la han elogiado. Eso se lo han hecho saber in situ en la previa. “Me siento solo en medio de todo esto, que es grande”, agrega.

Y le echa la culpa a su ópera prima. Dice que ella tiene vida propia, se ha movido sola y se promociona sola en el planeta. Pronto romperá un récord. Llegará a proyectarse en 70 festivales y eso la seguirá embanderando como la película más premiada y con mayor proyección de los últimos años en el país. Lleva 14 premios y va por más, porque Kiro solo está esperando ver qué sucederá hoy.

“No me interesa mucho el premio, pero un Platino me ayudaría a tener apoyo en mi país, ya que en todo este tiempo nadie me ha dado una mano, a pesar de que mi película ganó importantes premios. Aquí no se trata del realizador o la productora, sino de Bolivia. Es importante que existamos en este circuito de premiaciones”, demandó.

Por si le tocara subir al escenario, ya tiene preparado un discurso. Lo escribió hace rato. Y en él está el pedido de apoyo a las autoridades nacionales para su trabajo cinematográfico. Al final de cuentas eso es lo que él busca, seguir llevando historias a la pantalla, aunque estas no sean comerciales como lo son las de Hollywood.

“No soy un gran director, pero he podido conectarme con la gente de Hispanoamérica. Evolucioné en el lenguaje del cine y he arriesgado en cada escena de la película”, añade este licenciado en Cine que acaba de cerrar su cuenta de Facebook porque “estaba saturada de basura”. Quiere descansar de las redes hasta que estrene su próxima película, que pronto comenzará a rodar. “Todo en este mundo audiovisual funciona como las olas del mar, si no las tomas en su momento, tienes que volver a empezar”, reflexiona.

Volará a Kazajistán

Después del Platino, la vida continúa para Kiro. Tiene una invitación para ser uno de los jurados del festival principal de cine de Kazajistán, en Astaná. Se quedará allí seis días y después volverá a La Paz.

También está a la espera de lo que le diga la organización de los Premios Fénix, porque quizá Viejo Calavera llegará a ser parte de la fiesta mexicana. Por el momento le toca disfrutar, aunque no le guste mucho, del glamour de los eventos. Pisará la alfombra roja y claro, sonreirá y se hará una selfi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario