domingo, 12 de diciembre de 2010

Manoel de Oliveira es el director de cine más importante de Portugal

El más anciano de los cineastas en activo, el portugués Manoel de Oliveira, cumplió ayer 102 años, 79 de ellos dedicados al séptimo arte, con varios proyectos en mente todavía pendientes de llevar a cabo.

De Oliveira, icono de la cultura portuguesa del siglo XX, celebró anoche su cumpleaños con una cena familiar en Oporto y asistirá hoy a un festival de cine luso-brasileño que se celebra en Santa Maria da Feira, al noroeste del país, donde será homenajeado.

El director de cine luso acudirá a esta cita para ver junto al público su obra más reciente, El extraño caso de Angélica, que aún no ha llegado a las salas comerciales pero que ya se proyectó en diversos festivales, entre ellos el de Cannes. La película, en la que participa la actriz española Pilar López de Ayala, convierte en realidad un proyecto ideado en la década de los 50 por De Oliveira, y que aborda la relación metafísica que se establece entre un fotógrafo, Isaac, y una joven recientemente fallecida, Angélica, de la que se enamora cuando toma unas imágenes suyas en su lecho de muerte.

El lugar principal que ocupa De Oliveira en el cine portugués le hizo merecer incluso de la felicitación por su cumpleaños del presidente de la República lusa, Aníbal Cavaco Silva, quien a través del correo electrónico -se sabe que el cineasta lo utiliza casi a diario- le transmitió ayer su enhorabuena. “Es usted, sin duda, una fuente de inspiración para todos y una prueba de que no existe edad para dejar de perseguir los sueños”, le aseguró Cavaco.

El director de cine más longevo del mundo -considerado también el cineasta más importante de la historia de Portugal- comenzó su andadura en el séptimo arte en 1931, cuando rodó un cortometraje mudo titulado Douro, faina fluvial, equipado con una cámara prestada.

1 comentario: