miércoles, 27 de agosto de 2014

Un filme del director Guillaume Nicloux: La Religiosa

ARGUMENTO

Siglo XVIII. Suzanne de 16 años, entra en el convento obligada por la familia, cuando ella a lo que aspira es a vivir “en el mundo”. En el convento, se siente sometida a la arbitrariedad de la jerarquía eclesiástica: madres superiores a veces amables, crueles o exageradamente amables.

Gracias a la fuerza de su temperamento logra resistir la barbarie del convento con tal de lograr su único objetivo: recobrar la libertad por los medios que sean necesarios.

SOBRE EL FILME

Basada en una obra de Denis Diderot, la cinta reúne el atractivo de la ambientación de época y un seductor personaje que afronta un conflicto fuerte y envolvente. A mediados del siglo XVIII una joven, en contra de su voluntad, es enviada por su familia a un convento. Durante todo el relato ella hará lo posible por salir de esa adversa y, al parecer, insalvable situación.

SOBRE EL DIRECTOR

Guillaume Nicloux, es un cineasta francés. Debuta como realizador en 1990 con Les enfants volés, pero no es sino hasta 1998 que se hace conocer por el público con Le poulpe. Guillaume Nicloux se especializa en las películas policíacas realizando, en 2001, Une affaire privée, seguida por la más introspectiva y oscura Cette femme-là (2003). Posteriormente con Le Concile de pierre (2006) y La Clef (2007) concluye su trilogía policiaca.

Sobre la elección de la obra de Denis Diderot para llevarla al cine, el director manifiesta: “Descubrí a Diderot cuando tenía 16 años. A esa edad, los impactos, sean literarios, visuales o sonoros, tienen una importancia mucho mayor. Tengo la impresión de que las grandes revelaciones de mi vida tuvieron lugar antes de cumplir los 20 y estas han determinado muchas cosas. Este proyecto me llevaba fascinando desde siempre pero no conseguía dar con una posible adaptación. Siempre me he enfrentado a esa imagen anticlerical atribuida a Diderot. Hace tres años, releí la novela y me di cuenta de que se trataba de una falsa etiqueta y que podía librarme de ella. Diderot no estaba en contra de la religión sino en contra del fanatismo religioso. Este tema me pareció mucho más universal y actual”.

¿Cómo eligió a Pauline Etienne para el papel de Suzanne?

“Nunca antes había visto actuar a Pauline -dice el director-, no la conocía. Ella entró en la habitación e, instintivamente, ocurrió algo que tiene que ver especialmente con lo humano, que es lo único que me interesa. No se trataba de una relación cinematográfica o una filmografía. Es algo que ocurre en 10 segundos. Vi a muy pocas actrices para el papel de Suzanne; quizá dos o tres. Nunca hago casting. Me cruzo con gente y o bien sucede algo o no sucede nada.

¿Por qué rodó en Alemania y no en Bélgica o en Francia, igualmente países coproductores?

“En Francia nos denegaron algunos decorados por el asunto de la película. Esas cosas siguen sucediendo aún hoy en día. En Bélgica no pudimos encontrar localizaciones que no hubieran sido renovadas. Al final, en Alemania pudimos dar con dos conventos que aún no habían sido renovados y donde nos dieron autorización para emplearlos como marco donde se desarrolla la película. La mística resulta muy poderosa al entrar en estos lugares. Uno se desconecta al instante del resto del mundo. Es una experiencia fascinante de redescubrimiento de uno mismo”, puntualizó el director.

No hay comentarios:

Publicar un comentario