miércoles, 13 de agosto de 2014

Pueblo chico, pistola grande

ARGUMENTO

Albert Stark, un blando en una época dura, intenta encontrar una forma de escapar del maldito lugar que parece decidido a matarle -a él y a cualquier otro- haga lo que haga. Cuando Albert se echa atrás en un duelo de pistolas, su veleidosa novia Louise le deja por otro.

Albert se siente aún mucho peor y mucho más incapaz al descubrir que Louise se ha ido con el empresario de más éxito del pueblo, el arrogante y bigotudo Foy. Desde luego, no hay forma de que Albert pueda intentar competir económica y bigotudamente, pues a Foy le sobra el dinero y el pelo facial.

Pero no tarda en aparecer una bella y misteriosa pistolera llamada Anna que ayudará a Albert a encontrar el valor del que carece, y ambos empezarán a enamorarse.

Sin embargo, la vida nunca ha sido fácil en el Lejano Oeste, que no perdona a nada ni a nadie. Clinch Lisgud, el marido de Anna y un conocido forajido que atemoriza a todos, llega decidido a vengarse del hombre que cree que ha deshonrado a su mujer. El joven Albert no tendrá más remedio que poner a prueba su recién hallado coraje en un duelo donde sólo quedará uno en pie, y que le valdrá la mano de Anna y el respeto que le ha negado el Lejano Oeste o tal vez… otra tumba sin nombre olvidada en los anales de la historia.

A Albert le acompañan su mejor amigo Edward, el siempre amable e increíblemente ingenuo zapatero remendón del pueblo, y Ruth, la novia de Edward, que si bien quiere mantenerse casta con él, es la preferida de los clientes del burdel.

SOBRE EL FILME

Seth MacFarlane y sus coguionistas Alec Sulkin y Wellesley Wild estaban dando los últimos toques a Ted, la película que se convertiría en su primer taquillazo, cuando se tomaron un respiro y aprovecharon para ver la clásica película del oeste Cometieron dos errores, de Ted Post, con Clint Eastwood. Los tres empezaron a lanzarse ideas acerca de un western nada convencional y no tardaron en concluir que su siguiente película se centraría en el Lejano Oeste con un toque cómico.

Los guionistas decidieron que la historia transcurriría en el Lejano Oeste, pero que los personajes serían modernos, sobre todo Albert Stark, el protagonista. “Seth lo tenía muy claro desde el principio: se trataba de situar a un hombre inteligente y observador en un mundo que no era el suyo, donde todo era horrible”, dice Wellesley Wild. “Albert no está equipado para enfrentarse a un mundo así. Es como un pez fuera del agua y nos demuestra que vivir en aquel sitio en aquella época podía ser una auténtica pesadilla”.

Pero a Seth MacFarlane no le bastaba con que el improbable héroe viviera en el seco y polvoriento decenio de 1880, también había que buscarle un trabajo que no le gustara. Se documentó y descubrió que el pastoreo de ovejas era una de las profesiones más denigradas en la época. “Todo el mundo odiaba a los ovejeros porque al pastar las ovejas cortan la hierba tan cerca de las raíces que no vuelve a crecer y la tierra se seca. Además, no es un animal que se asocie con la hombría”, dice. “La idea de que los ovejeros eran los cobardes del Lejano Oeste podía ser muy graciosa; nos pareció que ilustraría quién es Albert y nos ayudaría a ponerle cara a lo que se consideraba un imbécil en la lejana frontera”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario