miércoles, 22 de enero de 2014

Cinemateca cobrará en billetes de Alasita

El espacio cultural apunta al rescate de las tradiciones y a un diálogo con la población.

Se exhibirá el cortometraje animado Ekeko, el ch’iti documental.

La fiesta de la miniatura también se celebrará este viernes en las salas de la Cinemateca Boliviana.

Para ser parte de este festejo, el público adquirirá una segunda entrada con dinero del Banco de la Fortuna de Alasita en una oferta que básicamente se trata de un 2x1 y se aplicará para todas las películas a partir de las 15.00 del 24 de enero.

La iniciativa apunta a un rescate de las tradiciones y diálogo con la población. “El objetivo es rescatar los valores y tradiciones, establecer un diálogo con la población mediante la cultura popular (la feria) y lo académico (el cine). Cuando se casan ambas cosas, entonces estamos haciendo el rescate y posicionando a la Cinemateca”, explicó Claudio Sánchez, encargado de programación de este espacio y crítico de cine.

La ocasión también servirá para exhibir el cortometraje animado Ekeko, el ch’iti documental, una producción estrenada en 2013 que trata la historia de este personaje, sus nombres y formas estéticas, la llegada de los españoles y la censura de la Iglesia, el cerco a La Paz, su relación con el gobernador Sebastián de Segurola y el desarrollo de la feria en la actualidad.

Junto a la puesta en valor de esta producción de la Cooperativa de Trabajo Animadores-Bolivia, las pantallas del centro cultural exhibirán El Hobbit: la desolación de Smaug (15.00 y 20.00), Yvy Maraey-Tierra sin Mal (18.00, 19.30 y 21.30), 7 Cajas (17.00 y 21.30), Somos lo que somos (17.30, 19.30 y 21.30) y el ciclo animado De aquí y allá (19.30), en el que se presentarán cortometrajes de diversos autores. Para este último el ingreso será gratuito.


El Ekeko y las cooperativas

Opinión

Crítico de cine

Claudio Sánchez

En 2013, la animación boliviana disfrutó de una pequeña revolución impulsada por la Cooperativa de Trabajo Animadores-Bolivia. De acuerdo con la idea original de Iván Castro, con guión propio y bajo su codirección —junto a Franz Figueroa—, Ekeko, el ch´i ti documental es la primera pieza documental animada realizada en el país.

Se habla del cortometraje como revolucionario, no sólo en el sentido de la temática que aborda o el género en el cual se inscribe, sino también en su forma de producción. Estamos ante un caso de Cooperativa (una asociación autónoma de personas unidas voluntariamente), modo que no ha sido extraño en el cine boliviano. Veamos por ejemplo el caso de Mi socio (Paolo Agazzi, 1982), que es una producción de Ukamau Ltda. y la Cooperativa Mi Socio, esta última fue una instancia creada especialmente para la producción del filme.

Estos ejemplos son válidos a la hora de pensar los modos de producción del cine boliviano y las posibles combinaciones que pueden existir entre las formas de generar recursos para su producción. Una cuestión importante si es que además entendemos las propias formas nacionales de la relación con el capital. Ahora que estamos en la fiesta de la abundancia, con la Feria de la Alasita de por medio, es ideal reflexionar acerca de los recursos económicos más allá de todas las ilusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario