jueves, 23 de febrero de 2012

La maldición del Oscar

Aunque no creas en las maldiciones, algo sucede en Hollywood y lleva el nombre del “Oscar Love Curse” (en español, la “maldición del Oscar”). En las últimas décadas, casi cada mujer que ganó un premio de la Academia por mejor actriz ha terminado su matrimonio o relación meses después de sostener su codiciado Oscar en los brazos y agradecer a su pareja en su discurso de agradecimiento.

Desde actrices como Gwyneth Paltrow (1999) y Hilary Swank (2000) a Kate Winslet (2009) y Sandra Bullock (2010), y muchas otras en el medio, parece que los matrimonios de las actrices que ganan el Oscar están plagados con mala suerte.

Después de analizar a 751 nominados a la categoría de mejor actriz o actor de los Permios de la Academia, desde el año 1936 hasta el 2010, investigadores de un estudio de la Universidad De Toronto y de la Universidad Carnegie Mellon concluyeron que las ganadoras a mejor actriz tienen 63 por ciento más posibilidades que su matrimonio, o relación, termine.

Por el contrario, los ganadores a mejor actor siguen felices y contentos con su matrimonio, con Oscar o sin él. No podemos evitar preguntarnos, ¿a quién culpamos, al éxito de la mujer o a la estatuilla dorada?

Detrás de la maldición

Investigadores del estudio afirman que el culpable detrás de esta “maldición” es la tensión que puede surgir cuando los roles tradicionales de género (donde el hombre tiene más poder y estatus que la mujer) son invertidos. “Estudios han demostrado que romper esta norma social dentro un matrimonio, por ejemplo cuando la mujer gana más que el hombre, puede poner tensión en la relación”, dice Tiziana Casciaro, coautora del estudio.

Tomemos como ejemplo a Marta de 35 años. Es deportista, gana mucho dinero en su propia consultora y está realizando una maestría. También es soltera. Marta cuenta que un amigo le dijo, “los hombres quieren una mujer que esté en casa, sea una excelente esposa y madre. Tú eres muy intensa. Vas a 200 kilómetros por hora. Ni un hombre quiere eso”. Ella no entiende ese pensamiento. Dice: “soy atractiva, estoy en excelente forma, soy saludable, divertida, tengo un fantástico sentido del humor, estoy llena de energía, soy inteligente y ambiciosa. Una pensaría que estas son las cualidades que un hombre busca, y muchos dicen que es así, pero siento que temen sentirse inferiores”, admite. Y, cada vez son más las mujeres que traen el “pan a casa” y son exitosas. De acuerdo al libro, Why Smart Men Marry Smart Women, más de la mitad de las mujeres solteras creen que su éxito intimida a los hombres. Para descubrir cuán cierta es esta afirmación preguntamos a varios hombres lo que piensan.

Ricardo opina que “las personas fuertes, agresivas y ambiciosas intimidan a las personas débiles, descuidadas o perezosas, sin importar el sexo, pues ellas les recuerdan todo lo que ellos no son. Creo que lo que intimida es la diferencia en la inteligencia o personalidad, no el género”, expresa.

Biológicamente o sociológicamente los hombres tienen grabado en su mente que “están en una competencia”.

“Los hombres heredamos miles de años de dominio social y jerárquico en la sociedad, consciente o inconscientemente tenemos un miedo irracional a perder nuestro territorio”, opina Ricardo.

Sin embargo, hay hombres que no están intimidados, y que por el contrario, están atraídos a mujeres exitosas.

Atraídos por el éxito

Las mujeres hoy tienen vidas plenas, trabajan, tienen sus propias empresas y también se casan, no por presión social ni necesidad económica, pero porque quieren tener un compañero en la vida.

La buena noticia es que hay hombres que ven el éxito de la mujer como algo bueno y se sienten atraídos, sexualmente y socialmente, a mujeres poderosas, fuertes e influyentes.

“Para ser una buena pareja para este tipo de mujer, el hombre no debe sentir la necesidad de ser exitoso como ella o competitivo con ella”, explica la psicóloga Michelle Gannon, en su sitio Web Marriage Prep 101. “Él debe tener mucha confianza en sí mismo, ser entusiasta sobre el éxito y el poder de su pareja, y estar dispuesto a que ella sea el centro de atención”.

Él también debe darse cuenta que una mujer, por más poderosa y exitosa que sea, sigue siendo una mujer, con necesidades y deseos. “Aunque necesita aceptar la brillantez y éxito de su mujer, también debe reconocer sus necesidades y su vulnerabilidad. Incluso las mujeres más exitosas quieren amor, atención, cuidado, apoyo y adoración por parte de su pareja”, dice la experta. /

Él y tu éxito

Su ego. Se cree que las mujeres exitosas dedicadas a su carrera, no tienen relaciones duraderas porque los hombres se sienten intimidados. Steve Nakamoto, autor de Men Are Like Fish: What Every Woman Needs to Know about Catching a Man, dice que el rol masculino tradicional, en el que él es el proveedor y protector, es el culpable.


“Si un hombre pierde eso, puede llegar a sentir que está perdiendo su orgullo como hombre. Muchos hombres sienten que su identidad está envuelta en lo que hacen y cuánto dinero ganan. Es una validación externa de su éxito, y si una mujer tiene más éxito que él, puede amenazar como él se ve a sí mismo”, explica Nakamoto. Rodrigo de 34 años dice que muchos hombres se sienten intimidados por una mujer que gana más dinero o es más exitosa que él porque “a nosotros nos han dicho, desde niños, que somos los proveedores. Creo que tomará tiempo que la sociedad, especialmente acá, se acostumbre al hecho que los roles tradiciones de género no necesariamente aplican”, afirma.


Por otro lado, Leonardo dice que “si sales con alguien interesante, con quien la pases bien y te gusta mucho... ¿Realmente importa? Quiero a una mujer que se pueda cuidar a sí misma y que no dependa de nadie. A mi me parece bien que sea exitosa”.


Problemas amorosos. Si tú eres más exitosa que él, hay ciertas cosas que debes cuidar. “Una mujer puede quitarle todo a un hombre si habla en público de su dinero”, afirma Rodrigo.


Diane Mapes, Autora de How to Date in a Post-Dating World, dice que las mujeres inadvertidamente hablan sobre su éxito y lo ocupadas que están. “A nadie le gusta estar con alguien que no deja de hablar sobre sus logros y por lo ocupada que está o importante que es. Las mujeres tienden a exponer todo su currículo a un hombre, lo que puede resultar abrumador para él”, explica la experta.


Asimismo, Nakamoto dice que “las mujeres exitosas tienden a trabajar muchas horas, por lo que muchos hombres sienten que ella está muy ocupada y que no tiene tiempo para él. Por ello, un hombre que busca ser cuidado por una mujer no se sentirá bien en este tipo de relación”, afirma.


Consejos para mujeres. Mapes afirma que las mujeres exitosas tienen expectativas muy altas, muchas veces poco realistas.

“Ya es difícil encontrar a una pareja indicada para ti, y las mujeres exitosas tienen menos hombres de los cuales elegir porque ellas no saldrán con hombres que ganan mucho menos dinero que ellas. Las mujeres exitosas deben ser abiertas a la hora de buscar pareja”, aconseja.


Por su parte, Steve Nakamoto aconseja hacer ciertas cosas para asegurar que el dinero no sea un tema. “Deja que él te enamore, gaste dinero en ti, incluso si no tiene mucho dinero. Ella también debe entender que no debe comprarle regalos caros, pues él sentirá que no puede hacer lo mismo, lo que pone cierta presión. Sin embargo, una vez que el hombre está enamorado, no es un problema. En este punto, incluso un hombre intimidado, bajará la guardia”, afirma Nakamoto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario