sábado, 27 de agosto de 2011

Prakriti maduro premiada con el tatú tumpa

Solo su nombre es difícil: Prakriti. Ella no. Es una mujer agradable, accesible, sencilla, luchadora y el brillo de sus ojos denota la intensidad de sus sueños. Maduro es una de las personas reconocidas del Festival Iberoamericano de Cine con el Tatú Tumpa "Nuestra Estrella".

P. Sos comunicadora social, ¿cómo elegiste esta carrera? Por otro lado, ¿el arte siempre te gustó?
P.M.: Mi papá es comunicador, quizás de alguna manera estaba presente en mí la comunicación social como una opción de carrera desde mi infancia. Siempre tuve una vena artística muy definida, me gustaba pintar, escribir, hacer teatro y de alguna forma también se conecta con la comunicación, el expresarse.

P. ¿Cómo te iniciaste en el mundo de la actuación?
P.M.: A los 10 años empezaron a hacer actividades de Mimo en mi colegio como actividad curricular y a mí eso me encantó, yo venía de meterme en cuanta actividad se realizaba, en equitación, teoría y solfeo, música y piano, yo estaba en todo. De ahí cuando empecé a ser mimo se me olvidó todo lo demás, ya no me interesaba más que la actuación. El mimo me llevó al teatro, el teatro a la publicidad, la publicidad a la Tv y después al cine.

P. ¿Cuándo ingresaste a la televisión?
P.M.: Yo ingresé a mis 18 años con una telenovela llamada "Reina de Corazones", me invitaron porque estaba en una obra de teatro. Para mí fue entrar en el medio laboral muy temprano, cuando empezaba la universidad. La televisión ha sido una opción laboral, a pesar de que yo no soy la típica actriz que tiene 10 o 15 años ininterrumpidos en Tv. A mí me han jalado unas que otras actividades que me han sacado de proyectos o he pospuesto otros. Luego inicié, estudié mi carrera, al finalizar estuve en "Mi Gorda Bella", seguí con estrambótica "Anastasia", "Voltea pa'que te enamores", "Harina de otro costal" y una participación especial en "La vida es joven".

P. Y la pantalla grande, ¿qué significa?
P.M.: Era algo que lo tenía muy presente, que lo quería hacer, que tenía muchos deseos de formar parte y llegué a tener participaciones pequeñas en una que otra película, desde esos años que estaba empezando en televisión. Pero no terminaba de llegar un proyecto que me entusiasmara. Porque no se trata solamente de actuar en una película, sino de contar historias en las que uno quiere formar parte. Fue un proceso difícil. Primero tuve una participación en Punta del Diablo, una película Argentina, luego en Elipsis de Venezuela, hasta que me enteré del casting de "Havana Eva", dirigida por Fina Torrez. Yo ya tenía una admiración gigantesca por esta figura del cine, fue como mi puerta principal para entrar al cine.

P. Hablame de 'Havana', de Eva, ¿cómo logras el acento cubano?
P.M.: Fue un reto gigantesco. Yo nunca había estado en Cuba, ni tenía amigos cubanos y cuando me enteré que el personaje era de allí, llamé a una amiga actriz cubana que vive muchos años en Venezuela para que me ayude a hacer el casting. Su apoyo fue fundamental, porque de esa manera pude convencer a la casa productora de Cuba y a Fina Torrez de que tenía ciertas posibilidades. Eva es una chica que arranca la historia deprimida pero sin saberlo, como que el día a día le estaba extirpando la esperanza y se encuentra con un extranjero, a pesar de que ella tenía un novio cubano hace mucho tiempo. Tiene otra forma de ver la vida, que le abre un portal dentro de su mente, de su corazón para realizar sus sueños y se enamora de él.

También hizo dirección

REALIZARON UN TALLER ESTUDIANTIL, Y LA NOMBRARON DIRECTORA DE WANNA SHINE. EL SENAC (VENEZUELA) LE DIO UNA BECA PARA ESTUDIAR ACTUACIÓN EN LOS ÁNGELES.

Una ventana para su trabajo personal

'SIEMPRE HAN VENIDO JUNTAS LA ACTUACIÓN CON LA DIRECCIÓN , CON LA CAPACIDAD Y NECESIDAD DE CONTAR HISTORIAS'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario