miércoles, 12 de marzo de 2014

“Por la gloria. Por la venganza. ¡¡Guerra!!”

300: El Origen de un Imperio, narrado en el imponente estilo visual de la exitosa 300, es la nueva entrega de la épica saga, y lleva la acción a un nuevo campo de batalla: el mar.

La historia enfrenta al general griego Temístocles con las grandiosas fuerzas invasivas de Persia, dominadas por Jerjes, un mortal convertido en dios, y guiadas por Artemisia, vengativa comandante de la armada persa.

Sabiendo que la única esperanza de derrotar a la arrolladora armada persa será unir toda Grecia, finalmente Temístocles dirige el ataque que cambiará el curso de la guerra.

PRODUCCIÓN

En marzo de 2007, la película 300 llegó a la cartelera mundial fascinando a los cinéfilos con su representación llena de acción del rey espartano Leónidas y sus 300 camaradas, que a pesar de estar en gran desventaja en cuanto a número, se llevaron la victoria de manera heroica frente a las fuerzas invasoras persas, gobernadas por el rey y dios Jerjes. Los productores, dirigidos por el guionista y director de 300, Zack Synder, han resucitado esta leyenda utilizando técnicas de rodaje vanguardistas, mientras que los platós y los fondos pertenecen en su totalidad al mundo virtual.

Inspirada en la obra del novelista gráfico Frank Miller, 300 se convirtió en un exitazo en taquilla, con su asombrosa imagen que elevó el listón del género y sus inolvidables gritos de guerra, que pasaron a formar parte del léxico de la cultura pop. El éxito de la película generó debates acerca de una secuela, pero, como indica Snyder, había un claro obstáculo. “Al final de la película, casi todos los personajes principales estaban muertos, así que pensé que ya se había acabado la historia”.

No podía haber una secuela en el sentido tradicional, pero eso no significaba que no hubiera más historias que contar. Snyder, productor y coautor del guion de 300: el Origen de un Imperio recuerda que Frank Miller se puso en contacto con él para decirle que estaba trabajando en una idea acerca de un general ateniense llamado Temístocles que dirigía a la armada griega contra la armada persa, capitaneada por la impresionante Artemisia. “Cuando me dijo que tenía lugar durante los tres días de la batalla de las Termópilas, en la que Leónidas se enfrentó a los persas en las Puertas Calientes y además con un resultado igual de significativo, pensé: ¡qué interesante!. Después me envió un resumen y algunos dibujos y pensé: Vale, entonces vamos a hacerlo realidad”.

“Lo que Frank había elaborado nos permitió volver a visitar el mismo tiempo y lugar, y además introducir nuevos personajes igual de inspiradores y divertidos y darles mucha profundidad”, dice la productora Deborah Snyder. “Queríamos subir el listón de la primera película con algo entretenido que ofreciera un nuevo nivel de drama, y, claro, un nivel de acción formidable”.

Noam Murro, director de la película, nos cuenta: “La idea era crear una segunda trama dentro de la estructura de la primera película, por lo tanto temáticamente está en un contexto histórico similar, así que se cruza con 300 y, al mismo tiempo, tiene una perspectiva diferente que es igual de interesante”.

CON ESTÉTICA VIRTUAL

Al igual que en la primera película, los platós y entornos de 300: el Origen de un Imperio se concibieron de una manera virtual, lo que significa que en el escenario, todos, desde los actores al resto del equipo, tenían que imaginar lo que el público vería después: el hecho de que las batallas se darían en las agitadas cubiertas de barcos, y no en tierra firme.

En palabras del productor Gianni Nunnari, “en general, puede resultar muy difícil trabajar en el agua, pero imagínate crear una gran masa de agua en la pantalla y después montar grandes escenas de lucha en ella; se necesitaron nuevas tecnologías grandiosas para hacer esta película”.

Zack Snyder comenta: “Queríamos definir la imagen para que fuera congruente con el lenguaje visual de 300, pero no exactamente igual, y empezamos preguntándonos si se podría dar en el mismo reino y a la vez ser completamente independiente; creo que las respuestas que surgieron fueron geniales”.

Noam Murro nos cuenta: “Desde el principio, Zack declaró que la película tiene una estética que surge de la primera parte pero con un alcance más amplio y dijo: ‘Ampliad los horizontes, encontrad otra manera’. Fue muy comprensivo con los esfuerzos que todos hicieron en ese aspecto a lo largo de la producción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario