martes, 31 de julio de 2012

Christopher Nolan. Entrega su visión sobre el final de la trilogía 'Batman'.

Después de la masacre de Denver, la nueva entrega de la saga quedó marcada para siempre; El Caballero Negro es torturado, violento y complicado. Bruce Wayne pasó días difíciles en la Ciudad Gótica de Christopher Nolan. Su casa se incendió, su novia murió, pasó a convertirse en el fugitivo más buscado de la ciudad y su disfraz parece poco confortable.

Pero en la tercera y última película de la saga, Batman: El Caballero de la Noche Asciende, el director creó un recurso del que prácticamente no hay rastros en los 73 años de vida del personaje: un cierre auténtico. "Esa es la diferencia entre una película y un cómic", dice Nolan. "Y supimos sacar provecho de la diferencia", agrega.

Después de la masacre en la premiere de la película en Denver, Nolan expresó sus condolencias ("La sala de cine es mi casa, y pensar que alguien ha violado tan inocente y esperanzador lugar es algo que me deja devastado", dijo); antes de que su película quedara marcada por la tragedia, entregaba a RS algunas impresiones sobre el gran tanque cinematográfico del año.

Inicialmente dudabas en incorporar a Gatúbela para tu versión de Batman. ¿Cómo te decidiste a incluirla? Habíamos descartado a Gatúbela completamente y al final encontramos un modo de volverla creíble para nuestro mundo. Construimos una mujer fatal al borde del cine negro, una especie de impostora. Me apasionan esos desafíos creativos.

Otro detalle de tu Gatúbela es que no maúlla. Exacto, ja. Claramente, eso era algo que nunca íbamos a hacer. Pero algo parecido nos había pasado con Christian (Bale) respecto a Batman y con Heath (Ledger) respecto al Guasón. Era como decir, "basta, dejá a un lado lo que conocés del ícono y construí un personaje creíble". Y cuando terminamos el filme, de algún modo, esos estereotipos también están presentes. Porque ella (Anne Hathaway) realmente encarna nuestra idea de Gatúbela. Al disfraz le pusimos unas orejas que resultaron un acierto, porque funcionan como goggles para tener visión nocturna, y después, cuando ella se las vuelca en la cabeza, realmente parecen las orejas de Gatúbela.

Desde que filmaste Batman Inicia te preocupaste por explicar detalles de los personajes como si fueran seres de carne y hueso. ¿Nadie te criticó por tomarte todo muy seriamente? ¡No! ¡Ja! La idea era modelar a Batman como cualquier héroe del cine de los años setenta y ochenta. Para mí, todo se vuelve más entretenido cuando el mundo de la ficción parece real.

La increíble secuencia apertura en IMAX, con la gente de Bane atacando un avión en pleno vuelo, es aún más desmesurada que las escenas en Hong Kong de la segunda película. ¿Estás queriendo superar a los filmes de James Bond? Bueno, ese fue siempre el desafío. Yo crecí mirando filmes de Bond de un modo casi obsesivo. Para mí, las cintas de Bond de los setenta y los ochenta son el pináculo de ese tipo de acción, entretenimiento de aventura con buenos dobles de riesgo y locaciones en parajes exóticos. Eso representa en mi opinión cine a gran escala. Muchos de los que trabajaron en esa escena apertura se formaron trabajando en filmes de James Bond, y yo me enorgullezco de su experiencia, sin duda.

La crítica más frecuente hacia los efectos de computadora es que tornan insípida a la película. Eso es exactamente lo que trato de evitar. El público siempre percibirá a la animación como algo distinto de aquello que se filmó sobre algo real y tiene verdadero peso. El mundo ya es complicado como para simularlo matemáticamente. Por más sofisticados que sean tus trucos la audiencia siempre va notar cuando algo es real y cuando no.

En la nueva película mostrás a Bane manipulando al 99 por ciento de Ciudad Gótica para enfrentar a los ricos. ¿Fue una declaración velada contra el movimiento Occupy Wall Street? Mucha gente que vio la película tuvo una impresión inversa. Lo que hicimos fue tirar un montón de ideas para ver qué cerraba. Dejamos varias preguntas sin respuesta, pero eso es sólo un telón de fondo para la verdadera historia. Lo que realmente quisimos hacer fue mostrar las grietas de la sociedad, lo que sucede cuando alguien quiere cambiar algo. Seguro, vamos a recibir un montón de interpretaciones acerca de qué apoya y qué no apoya el filme, pero eso no nos concierne. Es tan sólo una historia. Si me decís que hicimos un filme en contra del movimiento Occupy, bueno, mi respuesta es no, eso no es cierto.

Hay quienes dicen que, esencialmente, Batman es un personaje de derecha que establece la ley y castiga a los criminales con sus puños. Sí, si uno considera a Ciudad Gótica como una alegoría de Nueva York, pero ese no es el caso. El grado de corrupción que mueve a Bruce Wayne para convertirse en Batman es muy extremo. Entonces, la frase "el fin justifica los medios" cambia acorde al escenario, y el desafío de Batman Inicia nos permitió jugar con la idea de "inseguridad". Pero realmente, los filmes no tienen una intención política. Uno no quiere alienar gente sino contar historias de alcance universal.

Christopher Nolan
Director de cine, guionista y productor

Ciudad natal: Londres

Cumpleaños: 30 de julio

Estudios: Literatura Inglesa en University College de Londres

Dato: Nolan saltó a la fama con su segundo largometraje 'Memento', basado en un relato corto escrito por su propio hermano, Jonathan Nolan, que luego adaptarían juntos a un guión convencional para rodar la película y por el cual fueron candidatos al Oscar en la categoría de mejor guión original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario