jueves, 21 de junio de 2012

En 10 años, la Escuela de Cine paceña tituló sólo a un alumno

Pagina Siete


En diez años, la Escuela de Cine y Artes Audiovisuales de La Paz tituló a un alumno. “Los estudiantes, en su mayoría, abandonan la carrera por la continua oferta laboral de las productoras y los canales de televisión”, explicó Mario Ávila, actual director del centro.

“Las productoras se los llevan y aunque parezca negativo que no hayan productos de egreso, es importante tener en cuenta el hecho de que el mercado los esté solicitando (a nuestros alumnos)”, agrega.

El único alumno que egresó formalmente, con todos sus trabajos, es Adán Saravia. “Actualmente se están preparando para egresar otros cuatro. Para fin de año tendremos dos o tres proyectos terminados”, dijo el director de la institución.

La Escuela de Cine y Artes Audiovisuales se fundó en junio de 2002, inicialmente como un centro en el que se impartían talleres de cine y audiovisual. Cuatro años más tarde el establecimiento obtuvo la resolución ministerial para titular a sus estudiantes en nivel técnico superior.

Para graduarse los alumnos deben presentar un trabajo de tesis y una producción audiovisual.

Según el director, otro de los factores que contribuyó a que los alumnos no concluyan la carrera se debe a que la escuela antes trabajaba con un sistema de enseñanza modular.

“Ahora lo hemos cambiado y estamos trabajando con un sistema semestral. Incluso tenemos especialidades”, indicó.

Saravia, quien se graduó como director con su película Licorcito de coca, presentada el 2007, señaló que muchos alumnos dejaron la carrera “porque es complicado conseguir medios para realizar una película. Sin embargo, creo que también hay una falta de perseverancia por parte de los alumnos”, dijo.

Para el cineasta Marcos Loayza este problema también tiene que ver con otros aspectos.

“Mucha gente prefiere hacer el aprendizaje artístico lejos de la academia. En artes, hay gente que está dotada para la academia y otra que no, por ello creo que los centros deben estar atentos a esa diversidad”, dijo.

Cada año la escuela recibe un promedio de 60 alumnos. “Comenzamos con un buen número de estudiantes, pero a medida que pasan de curso se van reduciendo”, comentó el director.

Actualmente la directiva de la escuela se ha propuesto apoyar aquellos alumnos que tienen pendiente una o dos materias para finalizar el programa académico. “Hemos reclutado a 17 alumnos, quienes actualmente están cursando las materias que les faltan. De esta forma estarán habilitados para elaborar su trabajo final”.

Para la próxima gestión la escuela también apoyará en la realización de largometrajes. “No es muy comercial que los alumnos realicen únicamente cortos, pues las salas no se abren a estas propuestas”, indicó el director de la escuela.

“Aunque parezca negativo que no hayan egresados, es importante tener en cuenta que el mercado recluta a nuestros alumnos”.
Mario Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario