domingo, 14 de noviembre de 2010

Presentarán en Paris el documental sobre el culto hacia el “Tío de la mina”

La obra documental “La tentación de Potosí”, que muestra el misticismo religioso de los cooperativistas mineros de la Villa Imperial con el “Tío de la Mina”, será estrenada el 16 de noviembre en Paris, Francia, para mostrar al mundo, la vigencia del culto a la deidad en los distritos mineros del país. En Bolivia el documental se difundirá en el primer semestre de 2011.

El documental, se encuentra basado en el libro “Los Ministros del Diablo”, de la antropóloga Pascale Absi, que estudio durante 2007 las relaciones sociales y los mitos religiosos de los trabajadores del subsuelo, que operan en el Cerro Rico de Potosí.

“Basta hablar con cualquier persona en la calle, de la mina, de riqueza o de ambición para que surja un cuento o un encuentro diabólico”, afirmó la antropóloga.

Agregó, que los potosinos consideran al “Tío” como el verdadero patrón de la mina, porque “es él quien revela a los hombres las vetas sus ofrendas. Se trata entonces de ritos colectivos. Al igual que el personaje central de la película, los mineros pueden cerrar un pacto individual con el diablo para obtener riquezas”.

El documental, tiene la característica de haber sido filmado en relación directa con el lugar, mostrando las actividades cotidianas de los mineros, como la venta del mineral, la prostitución, cultos religiosos y las jornadas de trabajo.

El rodaje del documental se realizó el 2007, por la investigadora junto al Director Philippe Cronograc, ambos franceses. Los lugares de locación de la película fueron en Potosí, Uyuni, La Paz y Oruro.

“El cine, a menudo, se apoderó de la figura del diablo en películas de ficción, pero encontrarse de pronto a relatos de la gente real que dice haber visto al diablo, haber cerrado un pacto con él… Esto es algo que yo desconocía”, afirmó Crongorac.

En el libro “Los ministros del diablo”, Absi menciona que el “Tío” es el heredado de diferentes tradiciones demoníacas. “Los españoles que llegaron a América estaban empapados de demonología medieval. Para ellos, todo lo que no sea obra de Dios era obra del diablo. De esta manera, los sacerdotes consideraban que los cultos no cristianos de los indígenas eran cultos diabólicos. El Tío de la mina nace de esta confusión; nos habla sobre cultos indígenas diabolizados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario