sábado, 6 de noviembre de 2010

Festival de Cine Europeo invita a soñar con libertad en 25 filmes

Frente a la producción hollywoodense, los filmes provenientes de Europa proponen argumentos que reflejan una diversidad cultural que incluye a los emigrantes.

El Grupo Europeo de Cultura —conformado por la Delegación de la Comisión Europea en Bolivia, las embajadas de la Unión Europea y la Confederación Suiza— organiza la undécima edición del Festival de Cine Europeo en Bolivia, del 11 al 25 de noviembre.

En este encuentro se proyectarán por segundo año consecutivo más de una veintena de filmes en varios escenarios de las capitales del departamento del país, además de otras ciudades como El Alto, Tupiza y San Ignacio de Moxos. La programación incluye 25 cintas provenientes de nueve países, además de otras actividades como talleres, un concurso de documentales y premios para el público asistente, con el objetivo de promover la cultura cinematográfica.

La directora de la Cinemateca Boliviana, Mela Márquez, dijo en la presentación del festival que el cine europeo puede ser entendido en tres palabras: “soñar con libertad”.

Márquez dijo sentirse muy orgullosa de que la Cinemateca sea una vez más ‘la casa’ de las producciones fílmicas europeas. “El cine boliviano y el mundial que sean parte del currículo del alumno, ya que internet y la televisión evitan que los niños lean en este país, entonces que por lo menos se vea cine en la escuelas”.

La fiesta del cine europeo en nuestro país contará con dos invitados especiales: desde Alemania llega el experto realizador Rainer Simon, quien produjo varias películas junto a los indígenas del Ecuador. En su producción fílmica presenta la temática indígena en Latinoamérica. El cineasta germano que ya está en La Paz rodó La ascensión al Chimborazo, en el que refleja el modo de vivir, la cultura y la historia de los indígenas que viven en el Chimborazo. En Hablar con peces y pájaros (2005) ofrece una visión sobre la vida cotidiana de los indígenas de Záparos, también del Ecuador. La llamada del Fayu Ujmu se basa en una leyenda indígena.

Otro de los invitados del Festival de Cine Europeo es el director catalán Ventura Pons, quien dictará un taller de realización durante dos días.

Simon ofrecerá el taller Observar, dirigir-filmar con protagonistas no profesionales; en el curso magistral participarán 15 cineastas bolivianos que fueron seleccionados.

La invitación a la ciudadanía está abierta para participar en la fiesta del séptimo arte con filmes provenientes de Alemania, Dinamarca, España, Italia, Francia, Países Bajos, Finlandia, Suiza y Suecia.

La entrada en la mayor parte de los centros de proyección es libre y en la Cinemateca Boliviana costará sólo 10 bolivianos.


DATOS PARA CINÉFILOS

PREMIOS. Entre el público asistente al festival se sortearán, al finalizar las proyecciones, varios regalos, como una forma de motivar a la ciudadanía.

ENTRADA. El costo de la entrada en la Cinemateca Boliviana es de 10 bolivianos. En la mayor parte de los centros de proyección del interior el ingreso será libre.

EL ALTO. Hay dos lugares de proyección: en la Universidad Pública y en la Comunidad de Productores de Arte (Compa).


“El Estado tiene más componentes”

El embajador de Alemania en Bolivia, Philipp Schauer, considera que actualmente el Estado Plurinacional tiene más componentes activos, se aprecia mucho más a la cultura indígena y existe más confianza en estos pueblos, y eso hace interesante a Bolivia.

“Se puede compartir mejor con las diversas partes de la sociedad y conocer las experiencias que han tenido los pueblos indígenas”, afirma Schauer. Considera que es algo parecido con Alemania cuando hubo dos Estados diferentes. “Aquí también hay culturas muy diferentes que salen de su aislamiento y que hablan hoy en día de sus experiencias, su cultura, su manera de vivir, su filosofía; eso hace al país mucho más interesante, principalmente en el campo cultural”, dijo el diplomático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario