miércoles, 19 de junio de 2013

“¿Qué pasó ayer? Parte III: Épico final de una exitosa triología

“Tanto mis compañeros de reparto como yo hemos tenido mucha suerte”, dijo Bradley Cooper, el intérprete de 38 años en una charla con un grupo reducido de medios, entre ellos Efe, en el hotel Caesars Palace, de Las Vegas (Nevada), donde se desarrolla parte de la acción del filme.

“El éxito de estas películas nos ha dado estabilidad económica y nos ha permitido hacer otros proyectos. Nunca vinimos a esta industria pensando en hacer dinero. Quise ser actor previendo que iba a pasarlo mal en mi carrera, pero también sabiendo que iba a merecer la pena. Tener ahora ese confort es una locura. Nunca pensé que fuera a ocurrir”, manifestó.

Cooper es el rostro más reconocible del llamado “Wolfpack”, el grupo de amigos que en cada entrega de la franquicia se ve envuelto en una aventura cada vez más grande y más alocada. Primero fue la extravagante despedida de soltero de Doug (Justin Bartha) en Las Vegas. Después, la de Stu (Ed Helms) en Bangkok.

Ahora tratarán de ayudar a Alan (Zach Galifianakis) a superar una crisis personal.

Las dos películas anteriores recaudaron más de 1.000 millones de dólares en total.

“No había manera de imaginar esto. Sabíamos que era especial, pero era imposible predecir que fuera a ser un éxito global”, sostuvo Cooper.

En esta entrega se cierra el círculo con una historia cuyos caminos (incluida una parada en Tijuana, México) llevan de nuevo a Las Vegas, después de que entre en acción un mafioso encarnado por John Goodman que usará al “Wolfpack” para localizar a su rival, el inefable Mr. Chow (Ken Jeong), un personaje que cobra gran relevancia.

“Al leer el guión sentí felicidad. Todos nos mandamos mensajes de texto diciendo lo bueno que era. Todd lo volvió a hacer”, indicó Cooper, candidato al Premio Oscar por Silver Linings Playbook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario