miércoles, 19 de junio de 2013

El Hombre de Acero no convence a la crítica especializada

El Hombre de Acero está arrasando con la taquilla norteamericana; ha recaudado hasta el momento 113 millones de dólares y dejado a sus rivales a mucha distancia. Pero la nueva versión de Superman, ahora encarnado por el actor Henry Cavill, no ha convencido a la crítica y los medios más importantes ya han dictado su veredicto: es buena, pero no espectacular

Las críticas, por supuesto, no le han quitado el sueño ni a la Warner Bros. ni a los productores del esperado filme, entre los que destaca Christopher Nolan, el director de la más reciente trilogía de Batman. Y es que todavía no se estrenaba El Hombre de Acero y ya se había confirmado una segunda entrega.

Dirigida por Zack Snyder (300 y Sucker Punch), esta película ha causado demasiada expectativa y quizá sea por ello que no ha conseguido convencer a los más exigentes.

Han sido más las críticas medias que las buenas. La calificación del sitio especializado Metacritic es de 55 de 100, basada en 32 críticas. La mayor, hasta el momento es la de Matt Patches, de Film.com, que le otorgó 87 de 100; y la menor ha sido la de Chris Cabin, de Slant Magazine, que sólo le dio 38 de 100. Y en RottenTomatoes.com la valoración no varía mucho, pues ha obtenido un 58 de 100.

El inicio de una nueva saga

Las críticas más favorables para el superhéroe han coincidido en algo: este nuevo Superman tiene pilas para rato. Quizá no sea una cinta perfecta, pero según los especialistas es un buen inicio para una historia que todavía tiene mucho camino para experimentar y mejorar.

“Si la palabra ‘épica’ ha perdido su significado en la agonía de los últimos veranos, El Hombre de Acero la redefine con fuerza”, afirmó Patches, quien le otorgó el mejor puntaje.

Por su parte, Dave Calhoun, de Time Out London, localizó a la cinta en un punto medio entre la imaginación “sacudidora” de Nolan y el estilo “rompehuesos” de Snyder.

“El Hombre de Acero es potente, atractiva y divertida, incluso cuando se desliza hacia un final de 45 minutos de explosiones y peleas, en los que la razón empieza a desvanecerse y la ciencia a enturbiarse”, escribe.

Dan Jolin, de Empire, considera que aunque le falta más profundidad, calidez y humor, es una gran película de ciencia ficción. “Enorme, melodramática, impresionante”.

“Se siente cómo es el Superman indicado para nuestra época y se burla de lo que debería ser una bienvenida a una nueva superfranquicia”, añadió.

El New York Post aplaudió el trabajo del actor británico Henry Cavill, el nuevo Superman.

“Con un acento estadounidense impecable, Cavill puede ser tan encantador como el último y grande Christopher Reeve”, indicó Lou Lumenick.

Otro crítico que considera que El Hombre de Acero se filmó con buenos resultados es Todd McCarthy, de The Hollywood Reporter, quien alabó el trabajo de Snyder en la dirección, al asegurar que la cinta es “enorme y extravagante”.

La decepción para otros

“Una película sobre todo decepcionante, con personajes poco desarrollados y escenas de lucha sobrealimentadas que parecen nunca acabar y que no ofrecen nada nuevo en el camino de los efectos especiales y la creatividad”, fueron las palabras de Richard Roeper, del Chicago Sun-Times.

Como él, muchos otros críticos se dedicaron a señalar las fallas de la cinta, en la que también actúan Amy Adams, Diane Lane, Russell Crowe, Kevin Costner y Laurence Fishburne.

“¿Cuál es el lugar que le corresponde al viejo Clark Kent? Ésa es la pregunta insistente de Zack Snyder en El Hombre de Acero, quien intenta responderla, pero en última instancia falla”, dijo Chris Nashawaty, de Entertainment Weekly.

Rex Reed, de New York Observer, la llamó una película “redundante e innecesaria. Una colosal pérdida de talento y dinero”.

“El tono, sin sentido del humor y sin descanso del ruido (visual y musicalmente), deja mucho que desear en la estética”, opinó Scott Foundas, de Variety.

“Si cada generación recibe el Superman que se merece, El Hombre de Acero sugiere que nos hemos ganado uno totalmente sin ingenio o encanto”, expresó Roger Moore, de Movie Nation.

Y Marc Mohan, del Portland Oregonian, aseveró que éste es uno de esos casos en los que querer abarcar mucho no da buenos resultados.

“Tiene demasiados personajes y demasiada trama, dando como resultado una película que se siente sobrecargada y demasiado larga”, indicó.

“Aunque su ambición y sus alcances tiran en una dirección, su sentido dramático, pellizcado y poco convincente tira de la otra”, opinó Kenneth Turan, de Los Angeles Times.

Punto de vista
Ramón Grimalt Editor de Planeta Página SieteMe pueden llamar nostálgico y acertarán. Pero hay pocas escenas tan memorables en la historia del cine como aquella en que un timorato Clark Kent entra en una cabina telefónica, se cambia a la velocidad del rayo y emprende vuelo como Superman hacia la terraza del Daily Planet para salvar el helicóptero accidentado que arriesga la vida de la periodista Lois Lane. Esos tres minutos cuarenta segundos quedan para siempre en la retina, especialmente porque su ritmo trepidante raya la épica gracias a la banda sonora del magistral John Williams.

Sí, el Superman (1977) de Richard Donner con guión de Mario Puzo (palabras mayores, de paso) es insuperable aunque los efectos especiales parezcan truchos para esta generación que todo lo sabe.

Por eso el Superman (2013) de Zack Snyder pierde en las comparaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario