miércoles, 19 de junio de 2013

Con sorprendentes giros inesperados: Posesión Infernal

Una remota cabaña en las montañas se convierte en un aterrador baño de sangre cuando un grupo de amigos veinteañeros despiertan por accidente un antiguo demonio en Posesión Infernal (Evil Dead), la anticipadísima versión del clásico de culto de terror de 1981, Posesión Infernal, de Sam Raimi.

Con un reparto nuevo y joven, Posesión Infernal es una inquietante película que combina la cruda emoción y el gore más alegre de la aclamada película original con una serie de sorprendentes giros inesperados.

EL ARGUMENTO

Mia (Jane Levy), es una joven cuya vida ha sido trastornada por las pérdidas que ha sufrido y su adicción a las drogas. Mia le pide a su hermano David (Shiloh Fernández), a la novia de éste, Natalie (Elizabeth Blackmore) y a sus amigos de la infancia, Olivia (Jessica Lucas) y Eric, (Lou Taylor Pucci) que le acompañen a la rústica cabaña de su familia para ayudarle a superar sus demonios. Al llegar, Mia, en presencia de sus amigos como testigos, se deshace ceremonialmente de las últimas drogas que le quedan y jura jamás volver a drogarse.

Al acceder al interior, les asombra descubrir que la abandonada cabaña ha sido allanada. La bodega ha sido transformada en un grotesco altar rodeado de animales momificados. Eric se comienza a sentir fascinado por un libro antiguo que descubre allí. Cautivado por su misterioso contenido, lo lee en voz alta sin sospechar por un momento las consecuencias que este gesto está a punto de desatar. Según empeora la abstinencia de Mia ella comienza a venirse abajo e intenta huir, pero regresa atemorizada por una aterradora visión.

En la cabaña su comportamiento se torna tan violento que sus amigos se ven obligados a sujetarla. Atrapados por una peligrosa tormenta que azota en el exterior, comienzan a enfrentarse unos a otros. A medida que aumenta la brutalidad de sus ataques David tendrá que encarar una elección inimaginable.

LA PRODUCCIÓN

En 1981 Posesión Infernal se estrenó en cines y en autocines de todo el mundo, atemorizando a los espectadores, polarizando a la audiencia y lanzando las carreras del director Sam Raimi, el productor Rob Tapert y el actor Bruce Campbell. La historia de cinco amigos jóvenes que llegan a una cabaña de fiesta y accidentalmente desatan fuerzas malignas inimaginables, Posesión Infernal sorprendió incluso a sus creadores al convertirse en un clásico de culto y en una iniciación a la experiencia del cine de terror para millones de fans.

Los fanáticos seguidores de Posesión Infernal han seguido creciendo en los más de 30 años que han pasado desde que tres novatos con un presupuesto irrisorio crearon lo que sigue siendo una del las películas más terroríficas de todos los tiempos. Raimi, Tapert y Campbell llevan unos años debatiendo hacer el remake. Cuando estábamos rodando Posesión Infernal vivíamos una lucha diaria sólo para llegar al día siguiente afirma Tapert. Nunca soñamos que iba a ser una franquicia exitosa con dos capítulos más.

El nuevo filme, Posesión Infernal (Evil Dead), es una atrevida conceptualización de una de las películas de terror más originales y exitosas jamás creadas. Con Raimi, Tapert y Campbell como productores, Posesión Infernal ha vuelto para atemorizar a una nueva generación de espectadores con su hábil combinación de tecnología del siglo XXI y clásicos elementos del género.

Raimi tenía la sensación de que una nueva versión del original sería un gran reto para un realizador joven. En este caso el que cuenta la historia es el director Fede Álvarez. El guionista-director explica que su principal meta siempre fue crear la historia que diera el mayor miedo posible. “No se parecía a nada de lo que había visto antes y estaba enmarcado en un universo muy alocado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario