viernes, 24 de mayo de 2013

La Cinemateca Boliviana será nacionalizada hasta fin de año

El Gobierno anunció ayer la próxima nacionalización de la Cinemateca Boliviana, que estará amparada en la Ley del Cine y el Audiovisual que planea aprobar hasta fin de año. Los responsables de la institución se declararon en estado de emergencia.

“Queremos estatizar la Cinemateca Boliviana y abrirla, multiplicarla en los nueve departamentos”, señaló ayer el ministro de Culturas, Pablo Groux, durante la audiencia de rendición de cuentas de su despacho.

Indicó además que “la nacionalización de la institución forma parte del proyecto de Ley del Cine que está en los últimos niveles de consulta institucional y además que es una demanda de quienes están a cargo de esa entidad”.

Según la autoridad, se busca que el Estado asuma responsabilidad sobre la Cinemateca y además que las actividades de ésta se repliquen en los nueve departamentos. “Proponemos la adquisición de inmuebles que antiguamente eran cines y están en abandono o tienen otro tipo de funciones”, explicó.

Groux agregó también que el proyecto implica que en las cinematecas no sólo se ejercite la difusión del audiovisual nacional, sino que también sean entidades de formación mediante la apertura de escuelas.

Como consecuencia de la nacionalización “tenemos proyectado destinar un presupuesto de alrededor de tres millones de bolivianos (anuales). El terreno donde actualmente funciona está en situación de comodato porque pertenece al Estado”, dijo Groux.

La Cinemateca Boliviana fue fundada en 1976 con el fin de trabajar en la recuperación, la investigación, la conservación y la difusión del cine boliviano.

Está administrada por un directorio y actualmente la directora ejecutiva es la cineasta Mela Márquez quien, tras el anuncio de la nacionalización, dijo que los responsables de la institución se declaraban en estado de emergencia. “Convocaremos al directorio y a los fideicomisarios de la Cinemateca a una reunión de emergencia para dar nuestra postura”, sostuvo.

Mientras que Pedro Susz, fideicomisario y fundador de la Cinemateca, observó la propuesta divulgada por Groux. “El riesgo de una estatización es que la Cinemateca Boliviana empiece a ser manejada sin un criterio técnico y sin la seriedad necesaria en las tareas de difusión y preservación. El gran temor es que se maneje en función a determinados intereses políticos y partidarios. Y esa situación realmente es grave”, señaló.

Hace algunos años, desde la apertura de las multisalas, la Cinemateca perdió gran parte de su público lo que afectó económicamente a la institución. “(Para subsanar la situación) la directiva trabajaba en un acuerdo con el Ministerio de Culturas para garantizar a largo plazo el patrimonio, pero siempre dando prioridad a un manejo con criterio técnico y científico” dijo Susz.

La institución fue creada hace 37 años
La Cinemateca Boliviana fue creada en 1976 por personalidades como Amalia Gallardo, Renzo Cotta, Mario Mercado, Carlos Mesa y Pedro Susz, entre otros.

“Todos apoyábamos desde el inicio la creación de esta institución cultural. Los primeros años funcionó en la Casa de la Cultura y posteriormente se alquiló el cine San Calixto”, contó Antonio Eguino, expresidente del directorio.

Luego de un par de décadas, los fundadores de la Cinemateca impulsaron la construcción de una sede propia e iniciaron una campaña.

“La nueva infraestructura representa el esfuerzo de un grupo de personas que respaldan el espíritu de la Cinemateca como fundación”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario