miércoles, 29 de mayo de 2013

El regreso de Sarah Jessica Parker al cine

Ser una mujer del siglo XXI no es cosa fácil y Sarah Jessica Parker lo sabe muy bien. Su último personaje en No sé cómo ella lo hace, Kate Reddy, debe tomar las riendas de su vida personal y laboral luego de que su marido quede cesante. Así, comienza una historia que habla sobre los obstáculos del sexo femenino en la rutina moderna. Sobre ellos, la exitosa actriz afirma que complementar los roles es un problema de nunca acabar. “Es un conflicto interno para todas nosotras que queremos ser madres y trabajadoras, reconciliando esas dos cosas que parecen estar en disputa una con la otra”.

No sé cómo ella lo hace es una película que aborda temas muy identificables para la mujer, pero ello no quiere decir que sea una historia típicamente femenina. Para su protagonista, es una historia sobre adultos, matrimonio y relaciones de pareja, honor, respeto y responsabilidad. “Esas son ideas importantes para todas las personas y hay hombres en esta película que juegan un rol importante”, agrega Parker. Las interpretaciones masculinas, encabezadas por Greg Kinnear y Pierce Brosnan, ambos actores de poca trayectoria en el género de comedia romántica, le dan un giro que permite que sea apta para ellos también.

Al referirse a sus compañeros de trabajo, la actriz resalta de buen humor algunas de sus características. Para ella, Pierce Brosnan, mundialmente reconocido por su interpretación como James Bond, se adaptó completamente a un papel diferente a los que suele representar. “Creo que este fue un buen rol para él porque es muy humano y hace un trabajo hermoso. Me encantó trabajar con él, disfruté cada minuto”, aseguró Sarah Jessica Parker.

Sarah Jessica Parker, aprovechó de elogiar el trabajo del equipo. “Doug McGrath es un director muy elegante e inteligente, por quien todos teníamos mucho respeto. Todos querían estar ahí, y trabajamos muy duro”, señaló.

Por otro lado, también destacó el gracioso carácter de quien interpreta a su cónyuge en la cinta. “Greg Kinnear me hizo reír todo el día. Todo el día me hacía burla, siempre me ha gustado que se burlen de mí, él es muy inteligente, rápido e ingenioso así que yo estaba encantada y tan triste cuando terminaron las grabaciones”, agrego Sarah. No sé cómo ella lo hace, no es solamente una película de conflictos de pareja y laborales. Las amistades de la protagonista juegan un rol muy importante en la cinta, y en relación a ellas, la actriz admite que su compañera Christina Hendricks fue un apoyo grandioso para ella. “Estaba sorprendida con su excentricidad y ella es una buena forma de ver el mundo. Realmente pensé ‘¡Diablos! A mí me gustaría estar en el set con ella mucho más tiempo’”, admitió la actriz estadounidense.

Sarah reconoció que su interpretación no fue difícil, puesto que cosas como las que suceden durante la película, son parte de la vida de muchas mujeres. “Esposos y esposas, novios con novias, pueden verla porque se trata de vivir una vida plena y completa y lo que eso significa”, concluyó.

LA HISTORIA

Durante el día, Kate Reddy (Sarah Jessica Parker) se deja la piel en una firma bostoniana de gestión financiera. Al caer la noche, vuelve a casa para reencontrarse con su marido Richard (Greg Kinnear), un arquitecto que acaba de perder su trabajo, y sus dos hijos pequeños. Este precario equilibrio entre trabajo y familia es el mismo que mantiene a diario la mordaz Allison (Christina Hendricks), la mejor amiga y compañera de trabajo de Kate, y que trata de evitar a toda costa la joven Momo (Olivia Munn), la competente ayudante de Kate con fobia a los niños. Cuando Kate recibe un importante encargo que la obliga a realizar frecuentes viajes a Nueva York, Richard consigue a su vez el trabajo de sus sueños, situación que debilita el delgado hilo que mantiene unida a la pareja. Para complicar todavía más las cosas, el nuevo y encantador colega de Kate, Jack Abelhammer (Pierce Brosnan), acabará resultando una inesperada tentación para ella….

No hay comentarios:

Publicar un comentario