miércoles, 8 de marzo de 2017

Kong: La Isla Calavera

Kong: La Isla Calavera reimagina el origen del mítico Kong en una irresistible aventura original del director Jordan Vogt-Roberts. En la película, un diverso equipo de exploradores es reunido para aventurarse en el interior de una isla del Pacífico ‘tan bella como traicionera’ que no aparece en los mapas, sin saber que están invadiendo los dominios del mítico Kong.

EL RETORNO DE KING KONG

Más grande, más peligroso, más enojado. Así es como vuelve King Kong, uno de los monstruos más famosos del cine, a las grandes pantallas del mundo, con la película Kong: La Isla Calavera.

En este filme de Warner Bros. destacan algunos de sus rasgos más importantes: la gran talla de Kong y de todas las demás bestias que viven en la Isla Calavera, un lugar olvidado por el tiempo; y el sentido del humor que caracteriza a la historia, sin que signifique reducir el grado de horror por el que tendrán que pasar los personajes.

Pero hay más cosas que ver en esta cinta, como el lucimiento de las muchas estrellas de Hollywood: junto a la ganadora del Oscar, Brie Larson y el famoso Tom Hiddleston aparecerán Samuel L. Jackson, John C. Reilly y John Goodman, entre otros.

Los gigantes que se enfrentarán en pantalla, pero eso no es todo, Kong: La Isla Calavera abre el camino rumbo a un evento de proporciones gigantescas: una nueva versión de la película Godzilla vs King Kong que se prevé llegue a los cines en 2020, pero antes faltan otras cosas, empezando por una segunda parte para Godzilla de 2014 cuyo título es Godzilla: Rey de los Monstruos, que llegará en 2019.

Kong: La Isla Calavera, imagina los orígenes de uno de los mayores mitos del séptimo arte, esta vez con una historia ambientada en 1973, tras el final de la Guerra de Vietnam, en la que un grupo de científicos, soldados y exploradores se adentran en una isla inexplorada del Pacífico, en cuyas proximidades han desaparecido barcos y aviones sin dejar rastro.

“Vivimos en una época donde el ser humano parece estar más aislado que nunca del mundo natural”, dijo Hiddleston.

“Y en ese contexto es normal que el mito de Kong vuelva: está bien recordar lo pequeños que somos en este mundo. Son dos horas de aventura y escapismo, pero este no es el simio clásico”, añadió el intérprete londinense.

Cuando el equipo se adentra en los dominios del simio gigante (en realidad, los paisajes de Hawai, Australia y Vietnam), comprobarán que su misión de descubrimiento se convierte en una lucha por sobrevivir dentro de un edén repleto de criaturas que conforman un ecosistema donde no hay lugar para el ser humano y Kong es el rey.

“Creo que la película es una apuesta fresca sobre un mito conocido y que las imágenes quitan el aliento”, apuntó Hiddleston, quien reconoció que el objetivo que se marcó junto al director, Jordan Vogt-Roberts, fue crear una película de aventuras “como las que nos hacían vibrar de pequeños”, al estilo de En busca del arca perdida (1981) o Parque Jurásico (1993).

No hay comentarios:

Publicar un comentario