viernes, 22 de julio de 2016

“Me destruyeron la cara”: La confesión de una chica Bond

Britt Marie Ekland saltó a la fama en 1974 como una de las chicas Bond junto a Roger Moore, en la película El hombre de la pistola de oro, y rápidamente se convirtió en una de las mujeres más bellas del mundo.

A pesar de ser considerada uno de los símbolos sexuales de los 70 y 80, Ekland reveló que "nunca" estuvo satisfecha con su aspecto físico y que padeció la presión de la industria para que permaneciera bella y joven."Puedo ver fotos mías en internet y reconocer lo preciosa que era, pero en ese momento no lo vi", reconoció la actriz sueca.

imagen

A los 73 años, Ekland –quien vivió un intenso y conflictivo matrimonio con el actor inglés Peter Sellers– se mostró arrepentida de haber aceptado someterse a tantas cirugías estéticas por pedido de los hombres más importantes del cine de ese momento. Es más, contó que para seguir teniendo trabajo llegó a limarse los dientes para salir mejor en cámara.

Durante su participación en un show británico, Britt responsabilizó a los directivos de 20th Century Fox por los excesivos retoques en su rostro. Afirmó que un período "muy traumático" de su vida fue a causa de un procedimiento fallido en su labio superior. "Durante mucho tiempo no pude hacer televisión ni películas", relató.
imagen


Ekland, que también mantuvo un romance con el cantante Rod Stewart durante ocho años, contó además sobre su lucha contra la dismorfia corporal, un trastorno que consiste en una excesiva preocupación por algún defecto percibido en el cuerpo, ya sea real o imaginado.

Hoy, ya alejada de la industria del entretenimiento, se muestra muy crítica de los estereotipos de belleza que se le imponen a colegas actrices. "Todas las mujeres son copias. No hay individualidad", lamentó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada