sábado, 13 de febrero de 2016

Yaneramai trae 13 filmes de cine alternativo de al menos 8 países

Este año, la distribuidora de películas Yaneramai Films traerá a Bolivia 13 propuestas de cine alternativo, informó su director ejecutivo, Marcelo Cordero. Filmes de España, Brasil, Argentina, México, Uruguay, Perú, Colombia y Bolivia, entre otros, serán parte de los estrenos.

Ahora, con sede en Brasil, Yaneramai abrirá la cartelera de filmes independientes el próximo 3 de marzo con la premiada producción uruguaya, Tanta Agua, dirigida por Leticia Jorge y Ana Guevara.

Entre otros de los primeros estrenos con fecha están Costa da morte, de Lois Patiño para el 7 de abril; Our Fight, de Sergio Bastani para el 5 de mayo (que tiene como protagonista a la boxeadora Jennifer Salinas); y A história da eternidade, de Camilo Cavalcante para el 2 de junio.

A la lista se suman otros filmes que también se proyectarán en el país, pero aún se definen las fechas. Por ejemplo, se exhibirán Placer y Martirio de José Celestino Campusano; Videofilia y otros síndromes virales, de Juan Daniel Molero; Algo se debe romper, de Enrique Méndez; Ilusión, de Daniel Castro; O prefeito, de Bruno Safadi; Branco sai, negro fica, de Aderley Queirós; Nise, o corazón de la locura, de Roberto Berliner; Días extraños, de Juan Sebastián Quebrada; y El Movimiento, de Benjamin Naishtat, entre otros.

También se gestiona la exhibición de la más reciente película del realizador colombiano Luis Ospina, Todo comenzó por el fin.

Este 2016, Yaneramai cumple 14 años, tiempo en el que se especializó en cine independiente y de autor. Por lo general, los filmes que representan ,en de festivales de prestigio en el mundo, como Rotterdam, Locarno, Cannes, Valdivia y Bafici, entre otros.

"Son filmes que apuestan más por la obra de arte que sólo por el entretenimiento. Nuestra intención es provocar al espectador y que salga de esa burbuja cómoda en la que el cine comercial lo ha sometido y vea que el cine es mucho más que Hollywood”, explica Cordero.

La intención de la distribuidora, sostuvo Cordero, es también que el espectador se conecte con el mundo a través de la diversidad cinematográfica que ofrece el mundo, y que "conozca y se familiarice con otros contextos, lenguajes y discursos”. "A su vez, el público, los artistas en general y los mismos cineastas bolivianos se familiaricen con las tendencias cinematográficas actuales”, agrega.

Este año, Yaneramai comenzó a operar desde Brasil, primero por un tema de liquidez. Su impulsor aseguró que lastimosamente el mercado y el público boliviano "no está a la altura de los estrenos que Yaneramai lleva a Bolivia”. "Me refiero a que no responde de forma adecuada para justificar las inversiones”, dice.

Como distribuidora se entendió que pasaban por un proceso de construcción y que para que el público responda se debe trabajar ardua y continuamente, además de acompañar este objetivo con políticas culturales, que para Cordero son nulas en Bolivia.

Por esa razón, se optó por trabajar en un país donde la realidad es muy distinta y desde donde se les permite generar recursos para seguir invirtiendo en Bolivia. "Tenemos espacios para nuestras películas en estados como Río de Janeiro, Sao Paulo, Río Grande do Sul, Acre, Goiânia y Pernambuco, entre otros. Además, Brasil es considerado como un puente mucho más efectivo para conectarse con el resto del mundo y otras ventanas de circulación cinematográfica como la TV y el VOD (plataformas de distribución televisiva)”, explica.

Yaneramai es uno de los gestores del Festival Internacional Pachamama Cinema de Fronteira -que este año cumple su sexta edición- y que tuvo un crecimiento rápido, convirtiéndose en el mayor referente de la Amazonía en cuanto a encuentros cinematográficos. Y para una mayor atención y dedicación al evento, el cambio de sede es ideal.

Respecto al impulso de otros proyectos para Bolivia, Cordero sostiene que como gestora cultural civil y a pesar de la falta de apoyo del Gobierno, desde su fundación se invierte y se trabaja en gestión cultural. Desde la formación y circulación de productos culturales (cine nacional e internacional), hasta el proyecto más importante -que actualmente está paralizado-, que es la Red de Microcines Bolivia. "Esperamos que en algún momento despierte la atención de las autoridades, ya que es un proyecto que se enmarca dentro de política cultural que beneficiaría al cine, la cultura y a los consumidores de sobremanera”, puntualiza Cordero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario