miércoles, 29 de julio de 2015

La acción es la protagonista de la quinta entrega: Misión Imposible: Nación Secreta


ARGUMENTO

Con la FMI disuelta y Ethan Hunt (Tom Cruise) abandonado a su suerte, el equipo tiene que enfrentarse contra el Sindicato, una red de agentes especiales altamente preparados. Estos grupos bien entrenados están empeñados en crear un nuevo orden mundial mediante una serie de ataques terroristas cada vez más graves. Ethan reúne a su equipo y une sus fuerzas con la agente británica renegada Ilsa Faust (Rebecca Ferguson), quien puede que sea o no miembro de esta nación secreta, mientras el grupo se va enfrentando a su misión más imposible hasta la fecha.

TOM CRUISE EN LA QUINTA MISIÓN IMPOSIBLE

A Tom Cruise se le nota que le gusta su nueva Misión: Imposible, la quinta película de la saga que protagoniza y que tuvo su estreno mundial en Viena, una de las localizaciones por las que pasa el superagente Ethan Hunt en sus esfuerzos para salvar, de nuevo, al mundo.

La estrella estadounidense se tomó su tiempo con los miles de fans mientras paseaba por la alfombra roja camino a la Ópera de Viena, donde tuvo lugar la presentación mundial de la película Mission:Impossible. Rogue Nation (Misión Imposible: Nación Secreta).

Vestido con vaqueros y camisa negra y repartiendo sonrisas, Cruise firmó autógrafos, se dejó hacer cientos de fotos y estrechó las manos de muchos de los que habían estando esperando durante horas para ver al actor.

“Estoy muy orgulloso de lo que creo que hemos logrado con esta película”, explicó Cruise a preguntas de Efe.

“Me siento tan privilegiado de haber hecho cinco de ellas, son películas muy difíciles, con muchos desafíos. Cuando las estoy haciendo siempre pienso en la audiencia, en qué les va a entretener, qué puedo hacer para empujar hacia el siguiente nivel”, declaró.

En Misión Imposible: Nación Secreta el agente Hunt y sus compañeros de la agencia ultrasecreta IMF se enfrentan a The Syndicate, una malvada organización que busca cambiar el orden mundial mediante el terrorismo.

En su lucha por impedirlo, Hunt se sube en marcha a un Airbus A400m y vuela agarrado a su costado por un buen rato; se lanza en moto a 190 kilómetros por hora por una carretera de montaña; y casi se ahoga tratando de robar información de una inexpugnable “caja fuerte” informática.

Y todo sin abusar de los efectos especiales y con un Cruise que, a sus 53 años, insiste en implicarse totalmente en las escenas de acción y en hacer la película lo más real posible.

“Así es como lo hago. Siempre, durante toda mi carrera he impulsado hacerlo así. La imagen generada por computadora queda fantástica en ciertas películas, pero quiero poner a la audiencia justo dentro (de la película) lo mejor que puedo”, declaró Cruise cuando atendió a los medios en la alfombra roja.

La escena del avión es especialmente impresionante, porque es real.

Cruise se colgó mediante un arnés del lateral de la aeronave mientras rueda por la pista y despega, una escena que él mismo calificó de loca y divertida y que repitió ocho veces hasta tener el material necesario.

Con las ventajas de la imagen real frente a la computerizada estuvo de acuerdo Christopher McQuarrie, el director de la cinta.

McQuarrie aseguró que hay una “reacción más visual cuando se sabe que lo que se está mirando es real”, aunque apostó por combinar la imagen auténtica con los efectos digitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario