domingo, 18 de septiembre de 2011

La casa muda terror en tiempo real

Existen dos motivos por los cuales el largometraje La casa muda ha llamado la atención dentro del género de terror: fue filmada íntegramente con una cámara fotográfica y se realizó en un único plano secuencia, sin cortes.
De esta forma, la producción uruguaya ha conseguido dar que hablar en las salas donde se ha proyectado, entre ellas las del cine Bella Vista y Palace, en las que el filme se exhibe desde esta semana. Tal ha sido la repercusión, que ya se comenzó a rodar su remake.
Basada en hechos reales, la trama se centra en los últimos 78 minutos de una historia basada en hechos reales, plasmados a través del relato de ficción de Laura (Florencia Colucci) y su padre Wilson (Gustavo Alonso) que se internan en una lejana casona de campo con el fin de reacondicionarla, ya que su dueño Néstor (Abel Tripaldi), muy pronto la pondrá a la venta. Ellos pasarán allí la noche, para comenzar los trabajos al día siguiente.
Todo transcurre con normalidad hasta que Laura escucha un sonido que proviene de afuera y se intensifica en el piso superior de la casona. Wilson sube a inspeccionar mientras ella se queda sola abajo a la espera de su padre.
El director Gustavo Hernández explica que La casa muda es una única secuencia en la que los espectadores no van a ver una manipulación de tiempo y espacio. “Debimos recurrir a algunos trucos que nos permite el cine. Era muy tentador hacer una película de horror en tiempo real, porque permite transferir los miedos de los protagonistas a uno mismo y sentirlos como propios”, afirmó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario