martes, 22 de agosto de 2017

Realidad o ficción “El Exorcista”

Satanás contra la Iglesia. La realidad contra la ficción. El estreno de “El Exorcista” en 1973 resultó un éxito de taquilla (en torno a 400 millones de euros de recaudación) pero, sobre todo, fue un fenómeno social. Desmayos, ataques al corazón, ambulancias en los cines, protestas religiosas e incluso un incendio en un cine de Roma a causa de la caída de un rayo el día del estreno. La película inició una sucesión de polémicas a la que la comunidad jesuita de Georgetown añadió su granito de are-na: “No puedes intentar llevar a la gente hacia Dios asustándolos de muerte”, diría el padre Jesús Cortés. Una de entre tantas críticas des-de la Iglesia, salvo porque la comunidad de jesuitas había vivido un caso de exorcismo a un menor con características similares. Aquel niño endemoniado fue, de hecho, el germen de la cinta de William Friedkin.

En agosto de 1949, un reportero de “The Washington Post” publicó un artículo sobre un niño de 14 años, residente de Mount Rainier (Maryland), que fascinó en su juventud a William Peter Blatty, el autor de la novela “El exorcista” y del posterior guion cinematográfico.

El conocido como caso Mannheim tenía elementos realmente inquietantes. El 15 de enero de 1949, un menor llamado Robbie Mannheim (nombre falso puesto por el escritor que investigó el caso Thomas B. Allen para proteger su intimidad) pasaba la tarde en su casa de Bunker Hill Road cuando escuchó unos ruidos en el só-tano, probablemente causados por unas ratas. Al buscar el origen de los extraños sonidos en distintos dormitorios, una representación de Jesús en el cuarto de la abuela se torció y se empezó a mover como si alguien golpeara la pared desde atrás. Once días después de aquel extraño suceso, falleció una tía muy querida por Robbie que era aficionada al juego de la ouija. Él propio niño también lo era.

EL RITO ROMANO PARA SITUACIONES EXTREMAS

A partir de entonces, la familia Mannheim empezó a vivir fenómenos supuestamente inexplicables: algo parecía rasgar las paredes de la casa, el colchón de la cama de Robbie se movía de forma violenta en plena noche, los golpes desde el sótano eran constantes, un olor a excremento inundaba todo y objetos ordinarios -como un jarrón- se suspendían en el aire. Compañeros de clase atestiguaron, además, que un día el escritorio del niño empezó a moverse hacia el pasillo chocando contra otros objetos. Con el fin de dar con la naturaleza de estos sucesos, la familia invitó a un pastor luterano llamado Le-

ther Miles Schulze a pasar la noche en la casa. Su experiencia fue tan terrible como para aconsejar urgentemente la presencia de un exorcista. Eso a pesar de que él no creía en las posesiones demoníacas.

La Iglesia anglicana delegó a su vez el caso en la católica, con un claro protocólo para estas situaciones. En la mayoría de los casos investigados por sacerdotes católicos la resolución suele ser que se trata de problemas médicos. La Iglesia era reticente, también hoy, a intervenir en lo que puede explicarse simplemente como enfermedades mentales. De ahí lo excepcional de que en el caso Mannheim la Iglesia católica dictaminara que el niño estaba poseído y autorizara a que se hiciera un exorcismo se-gún el Rito Romano en vigencia desde 1614 (actualizado en 1952).

En este sentido, el Rito Romano modernizado en 1999 anota que “el ministerio de exorcizar a los poseídos se concede por especial y expresa licencia del Ordinario, que regularmente será el mis-mo obispo diocesano”. El sacerdote exorcista debe “estar preparado expresamente para este oficio” y dotado de “piedad, ciencia, prudencia e integridad de vida”. Asimismo, el exorcista no de-

be creer fácilmente que alguien que padece alguna enfermedad, especialmente psicológica, está poseído por el demonio. Se de-ben agotar todas las posibilidades antes de dar luz verde.

¿Y en qué consiste un exorcismo? El rito comienza con la aspersión del agua bendita sobre el poseído, la imploración a la intercesión de todos los santos, el recital de uno o varios salmos para pedir la protección del Santísimo y la proclamación de el Evangelio como signo de la presencia de Cristo. A continuación, el exorcista impone las manos sobre el atormentado para invocar el poder del Espíritu Santo (al mismo tiempo puede soplar sobre el rostro del atormentado). Se recita entonces el símbolo de la fe, o bien, se renueva la promesa de fe bautismal con abjuración previa a Satanás. Termina-dos estos ritos se muestra al atormentado el crucifijo que “es fuente de toda bendición y gracia”, y se hace la señal de la cruz sobre él señalando así la potestad de Cristo sobre el diablo.

Finalmente se dice la fórmula deprecativa, con la cual se ruega a Dios, así como la fórmula imperativa, con la que el diablo, en nombre de Cristo, es conjurado directamente para que salga del atormentado. El rito concluye con el canto de acción de gracias, con la oración y la bendición. No en vano, todos los pasos del rito indicados pueden repetirse cuantas veces sean necesarias tanto en la misma celebración o después hasta que “el atormentado sea liberado totalmente”, como se explica en el Rito Romano.

“INFIERNO”, LA EXPERIENCIA DE ROBBIE

Tras la autorización del obispo de su diócesis, Robbie Mannheim fue sometido a un primer exorcismo por parte del padre Albert Hughes en el hospital jesuita de Georgetown. El niño atacó al sacerdote con un trozo de madera provocándole lesiones importantes en el brazo en medio del rito, lo cual obligó a intervenir a otros exorcistas. Una agresividad inédita y una fuerza perturbadora eran algunos de los síntomas que ad-vertían, según los sacerdotes que le trataron, de que un diablo habitaba en él. Como en la película de 1973, el niño hablaba en latín sin haber estudiado nunca esta lengua y su cama se desplazaba de una punta a otra de la habitación sin que nadie la tocara. Otro suceso registrado en el cuerpo del niño es que a raíz del primer exorcismo empezaron a aparecer mensajes en su piel: “infierno” y “vete”, entre otras palabras.

El padre Raymond Bishop y el padre William Bowdern tomaron el día 16 de marzo el relevo del herido Hughes bajo la supervisión del arzobispo Joseph Ritter y asistidos por el joven sa-cerdote Walter Halloran. Los exorcismos se prolongaron durante tres meses entre la ca-

sa de la familia y Georgetown. Hasta tal extremo llegó la situación que el menor tuvo que ser ingresado una temporada en una institución mental de Baltimore para que recuperara fuerzas. No obstante, un día apareció la palabra “salida” en su cuerpo y al día si-guiente, con la misma velocidad con la que habían surgido, terminaron los sucesos y el niño volvió a su estado normal.

La teoría más aceptada más allá de la posesión es que el niño sufrió una “grave afección histérica” como consecuencia de la muerte de su tía. De hecho, Robbie se obsesionó con la ouija porque creía que así podría contactar con su tía difunta. El trastorno disociativo de la identidad, el síndrome de Tourette, la esquizofrenia, el abuso sexual, la histeria o el desorden obsesivo-compulsivo también podrían explicar su comportamiento, si bien los médicos nunca hallaron una respuesta definitiva a sus síntomas. Solo entonces fue cuando la Iglesia católica intervino.

CÉSAR CERVERA

FUENTE: ABC - HISTORIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario