miércoles, 18 de noviembre de 2015

007 Spectre’, el cine en proyección: Locaciones y acrobacias


En cada localización de 007 Spectre figuran impresionantes acrobacias y secuencias, comenzando con las escenas del Día de los Muertos grabadas en la ciudad de México, en la que aparecen 1.520 extras, vestidos y maquillados por 107 maquilladores, de los cuales 98 eran de la ciudad. Cada jornada laboral requería de tres horas y media para tener a la multitud preparada.

Los realizadores rodaron en tres localizaciones diferentes de la ciudad, El Gran Hotel, Plaza Tolsá y el Zócalo, la plaza mayor ubicada en el centro de la ciudad.

El equipo de especialistas reprodujeron una enorme explosión con hotel incluido en los estudios Pinewood en Inglaterra, aunque el propio Zócalo fue el escenario de una gran secuencia en la que participó un helicóptero fuera de control pilotado por el mundialmente famoso piloto de acrobacias aéreas de Red Bull, Chuck Aaron.

La acción aérea continúa en Austria, donde los realizadores trabajaron en el lago Altaussee, Obertilliach y Sölden, éste último es la sede del restaurante ICE-Q y del teleférico que aparece en una tensa secuencia con Q.

De hecho, el clima en Austria fue tan atípico que los realizadores tuvieron que fabricar 400 toneladas de nieve artificial para cubrir las laderas que normalmente deberían estar cubiertas de un manto blanco.

En Roma, los realizadores rodaron durante cuatro días en el Museo de la Civilización Romana, que hace las veces de un cementerio donde Bond ve por vez primera a la viuda Lucía. A continuación, la segunda unidad estuvo 18 noches más en el curso de tres semanas rodando la deslumbrante secuencia de persecución en coche nocturna en la que Bond en su Aston Martin DB10 y Hinx en un Jaguar C-X75 circulan a gran velocidad por las calles de la ciudad.

La localización que mayores dificultades causó a los realizadores fue la de Marruecos. El equipo principal de 007 Spectre rodó en Tánger y Erfoud, mientras que la segunda unidad también rodó en la ciudad de Uchda en el noreste del país. Aunque en las ciudades se podía trabajar a gusto, el desierto del Sáhara a las afueras de Erfoud representó un desafío mayor.

A la hora de trabajar en el desierto los realizadores tuvieron que alertar a toda la población dentro de un radio de 32 kilómetros de que se producirían explosiones ruidosas; para ello el departamento de localizaciones conducía por los alrededores para hablar con los aldeanos y las tribus nómadas. De hecho, se contrató a nómadas de la región como guías y personal de seguridad durante las etapas preparatorias y el rodaje.

‘007 SPECTRE’ ROMPE RÉCORD GUINNESS

Durante una inesperada conferencia de prensa realizada en Beijing, China, la productora de la reciente película de James Bond, junto con Daniel Craig y Léa Seydoux, recibieron un certificado del récord a la explosión más grande en una película, que entrará a los Guinness World Records 2017, a editarse el año entrante. El mérito principal de esta marca es a Chris Corbould, ganador de un Premio de la Academia y quien trabajó como Supervisor de Efectos Especiales y Efectos en Miniatura en 007 Spectre.

La asombrosa explosión -que seguramente reconocerán por la imagen si ya vieron el filme- se realizó el 29 de junio de 2015 en Erfoud, Marruecos; se usaron 8,418 litros de combustible y 33 kg. de explosivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario