miércoles, 9 de abril de 2014

Las mujeres del sexto piso

SINOPSIS

París, años 60. Jean-Louis tiene un monótono y aburrido día a día dedicado a su familia y su negocio. Su vida cambiará cuando conozca a las chicas de la sexta planta, un grupo de españolas llenas de vida que trabajan como criadas en el elegante edificio en el que vive. Una de ellas es la recién llegada María, una joven alegre y decidida que provocará una revolución en el vecindario y, junto al resto de chicas, le descubrirán a Jean Luis sentimientos y emociones que jamás habría imaginado en su mundanal existencia.

LA PRODUCCIÓN

Dirigida por Philipe Le Guay, la comedia Las mujeres del sexto piso, está protagonizada por las actrices españolas Carmen Maura (ganadora de 4 premios Goya y 2 premios César), Natalia Verbeke y Lola Dueñas (ganadora de 2 premios Goya) y los franceses Fabrice Ludini (7 nominaciones a los premios César) y Sandrine Kiberlain (6 nominaciones a los premios César).

ENTREVISTA A PHILIPPE LE GUAY (GUIONISTA Y DIRECTOR)

P: ¿Cómo surgió el proyecto?

R: “Todo empezó a partir de un recuerdo de infancia. Resulta que mis padres emplearon a una criada española llamada Lourdes, y pasé los primeros años de mi vida con ella. Terminé pasando más tiempo con ella que con mi propia madre, hasta el punto de que al empezar a hablar mezclaba el francés y el español. Cuando empecé en la guardería hablaba un revoltijo incomprensible. Decía mis oraciones en español. Aunque no tengo recuerdos concretos de sus primeros años, mi madre me ha hablado de ellos y siempre he llevado conmigo algo de esos tiempos. Más tarde, viajando por España, algo encajó de repente al conocer a una mujer que me contó cómo había vivido durante los años 60 en París. Se apoderó de mí la idea de hacer una película sobre la comunidad de criadas españolas. Escribí una versión inicial del guión con Jérôme Tonnerre: era la historia de un adolescente descuidado por sus padres que encuentra refugio y protección entre las criadas de su edificio. Pero no conseguimos hacer la película. Entonces cambié el punto de vista e imaginé al padre introduciéndose en el mundo de la sexta planta.

Salió una película distinta, menos nostálgica, y Jérôme Tonnerre se apuntó. Además, tenía una criada española que llevaba 40 años en Francia y le hicimos muchísimas preguntas... Finalmente la película sucede en 1962, al terminar la guerra de Argelia, en la Francia de Charles de Gaulle. No hace tantos años, pero es otra época, un mundo distinto”.

P: En el cine hay una larga tradición de sirvientes y sus empleadores.

R: “Sí, en el teatro también. Sólo hay que pensar en Molière o Marivaux... Más tarde Renoir, Guitry y Lubitsch bebieron de esa tradición. Lo emocionante de tener al servicio en una historia es que hay que tratar los códigos: la educación, lo que se puede decir y lo que no. Eso crea constantemente problemas de interpretación y, por lo tanto, de dirección”.

P: Su película no es solamente una historia de amor; trata sobre todo y antes que nada de penetrar en otro mundo.

R: Teníamos que evitar a toda costa la trampa de que el jefe se enamorase de la criada. Por eso insistí en que tenía que haber no sólo una, sino varias mujeres. Jean-Louis Joubert descubre una comunidad, y otra cultura de repente empieza a formar parte de su vida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario