martes, 12 de octubre de 2010

El Fenavid 2010 se inauguró con una joya del cine nacional

Con la proyección de Wara Wara, la película fundacional de la cinematografía nacional, se dio inicio al acto de inauguración de la décima versión del Festival Internacional de Cine Digital Fenavid 2010, que se llevó a cabo anoche en los jardines y en la sala de teatro de la Aecid.
El encargado de realizar la apertura oficial del evento fue Elías Serrano, presidente del directorio de Fundav, institución organizadora del Fenavid, a la cabeza de Alejandro Fuentes.
“Fenavid se ha convertido en el único referente boliviano en el circuito de festivales internacionales, es ese sueño hecho realidad que cada año se convierte en un desafío más grande, prueba de ello es el promedio de 270 trabajos anuales que se llevan a cabo, llegando a realizarse 1.800 producciones que se han exhibido en las salas de nuestra ciudad. Somos cada vez más grandes, a pesar de lo poco que se han conmovido con este trabajo nuestras autoridades”, expresó Serrano.
Posteriormente, luego de proyectarse un video sobre su trayectoria, se hizo entrega de un reconocimiento al cineasta orureño Juan Miranda, por su aporte al audiovisual boliviano. “Hacer cine cuesta mucho, pero todos los que participamos de él debemos de saber que estamos haciendo historia”, manifestó el director de Tinku, La cruel Martina y Los igualitarios.
El mismo Miranda demostró su asombro, luego de ver por primera vez Wara Wara, filme de José María Velasco Maidana, que fue restaurado y proyectado 80 años después de su estreno en un hecho histórico para el cine boliviano. “Ha sido un privilegio ver semejante obra. Destaco, sobre todo, la calidad cinematográfica, la continuidad. Está basada en una obra teatral, pero se ven muchas cosas del cine de la época, tomas similares a la de Eisenstein, la noche americana está también en una escena nocturna iluminada. El cine realmente no era desconocido para su director”, afirmó.
De igual forma, varios de los presentes ponderaron el trabajo de restauración de esta joya, a cargo de la Cienemateca Boliviana, y la importancia de que el cine del país cuente con una obra de este tipo. Entre ellos se encontraban el español Nick Igea y el argentino Fernando Foulques, especialistas que han llegado para asesorar a los 25 jóvenes que participan del Proyecto Santa Cruz 100x100.
El Festival concluye el viernes con la proyección de los trabajos audiovisuales.

«No podía vivir del cine»
Juan Miranda / Cineasta
- ¿Qué le parece recibir esta distinción?
- Es un honor, un privilegio, sobre todo por una organización como Fundav. Me siento honrado y feliz por este reconocimiento.
- Usted es uno de los principales referentes del cine nacional de los últimos 40 años. ¿Qué lo motivó a hacer cine?
- Porque es una pasión, pero a la vez es una quijotada, una aventura que requiere de mucho esfuerzo. - Al ver las imágenes de Wara Wara y comparar con los recursos que uno disponía hace 20 años y los que ahora existen, uno se pregunta cómo pudieron hacer algo tan grande. Todo se logra con sacrificio.
- ¿Por qué no se supo de más películas suyas después de Los Igualitarios?
- Como no podía vivir del cine y tengo familia, decidí dedicarme a la publicidad y a la docencia. La publicidad manejando bien estos oficios puedo sobrevivir.
- ¿Qué opina del cine nacional actualmente?
- Esto recién comienza, es algo que deben tener presentes los jóvenes directores. Poco a poco se va a ir ampliando los horizontes. Actualmente vivimos la era digital, que es toda una novedad para gente como yo, pero no así para las nuevas generaciones que están sabiendo aprovechar muy bien estos recursos para contar historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario