miércoles, 25 de mayo de 2016

‘X-Men: Apocalipsis”: Película sobre el fanatismo desquiciado

El Profesor X, Magneto, y Mística, junto a una decena más de superhéroes, luchan para evitar la aniquilación de la humanidad en la cinta X-Men: Apocalipsis, que indaga en los peligros de la religión y del fanatismo.

El filme, que se espera que se erija como uno de los éxitos de taquilla (“blockbuster”) de esta temporada, reúne de nuevo a un reparto de lujo capitaneado por Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, James McAvoy, Hugh Jackman y Nicholas Hoult.

Los personajes de los cómic Marvel se verán las caras con Apocalipsis, el primero y más poderoso de todos los mutantes, que ha sido adorado como un Dios desde el Antiguo Egipto y que, tras cuatro mil años de letargo, se propone acabar con todas la vidas humanas y crear un nuevo orden mundial.

El encargado de dar vida al amenazante Apocalipsis es el guatemalteco Oscar Isaac, que le ha cogido gusto a las superproducciones tras su participación en el último largometraje de Star Wars: El despertar de la fuerza.

Bryan Singer, que dirige por quinta vez una secuela de esta saga, subrayó en una entrevista con que el villano “es un falso Dios” que al actuar con “arrogancia” lleva al mundo a su descalabro.

Plagada de citas bíblicas y con la incorporación de un superhéroe religioso y practicante, el cineasta muestra los riesgos del “fanatismo”, situación a la que se llega cuando “la gente está desencantada”, y sigue ciegamente a un ser “que reclama que le rindan culto”.

El director explicó que una de sus líneas argumentales preferidas en esta entrega es la relación entre el Profesor X (James McAvoy) y Mística (Jennifer Lawrence), que marcará el destino de todos los superhéroes.

“El Profesor X se emociona con la idea de que los humanos acepten a los mutantes y Mística lo lleva a enfrentar ese idealismo. Con el ascenso de Apocalipsis, llegan a una especie de entendimiento y así es como experimentamos la formación de los X-Men”, anticipó Singer.

La que es la última película de la trilogía X-Men: Primera generación”, cuenta como principal reclamo para el público con las versiones jóvenes de los mutantes de la película original.

La cinta de Marvel revelará el origen de Tormenta, personaje que Halle Berry llevó a la fama y que ahora interpreta Alexandra Shipp; y también cómo se conocieron Cíclope (Tye Sheridan) y Jean Grey, cuyos poderes telequinéticos manejará en el nuevo filme Sophie Turner, conocida por Juego de tronos.

La actriz, acostumbrada a las batallas entre las familias Stark, Lannister y Targaryen por el Trono de Hierro, se convierte en una pieza clave y en el desencadenante para comprender la historia de Wolverine (Hugh Jackman) y conectar así las dos películas que se centran en el mutante de las garras con el resto de la saga X-Men.

Junto con Evan Peters, que se pone por segunda vez el traje de un Quicksilver rebelde y amante de la música rock, Sophie Turner forma parte de los interpretes recién llegados a esta franquicia que llegan dispuestos a hacerle sombra a los consagrados Patrick Stewart e Ian McKellen.

La factoría de Marvel se muestra imparable y, además de esta cinta, ya prepara Wolverine 3 con Hugh Jackman para 2017 y Deadpool 2 con Ryan Reynolds, que se espera que también cosechen éxitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario