domingo, 15 de mayo de 2016

Crece expectativa a sólo 15 días del estreno de "Juana Azurduy" en Sucre


LOCACIONES

La película fue rodada en diversas locaciones de La Paz, Cochabamba, Potosí y Chuquisaca. Sanjinés explicó que su jefe de locaciones recorrió 35 mil kilómetros a lo largo del país para ubicar los escenarios necesarios.

Rodada en cuatro departamentos del país, con más de mil extras, un presupuesto cercano al millón de dólares y el papel protagónico de una actriz chuquisaqueña, la película “Juana Azurduy, guerrillera de la patria grande”, tendrá su estreno mundial en Sucre, este 25 de mayo, en medio de grandes expectativas. Mientras tanto, el director del filme, Jorge Sanjinés, adelanta algunos detalles de esta producción a CORREO DEL SUR.

“Es un proyecto antiguo, desde hace muchos años nos ha interesado mucho el personaje de doña Juana, una mujer que en pleno siglo XIX se deslinda del compromiso marital, que desafía los prejuicios de la época colonial, religiosos, políticos, que se hace militar, una militar atrevida, una militar temeraria, una militar extraordinaria, sin dejar de ser mujer, sin dejar de ser madre y se compromete con la lucha por la liberación de su tierra y de su país, de una manera íntegra, arriesgando su vida, perdiendo todos sus bienes, perdiendo a sus hijos, es un personaje extraordinario al cual en realidad los bolivianos conocemos poco, yo creo que la principal motivación ha sido esa, decir: ¿por qué conocemos tan poco de doña Juana?”, explica Sanjinés.

Aunque el rodaje se realizó en tan sólo ocho semanas, la preproducción de la película demoró cerca de un año, entre la ubicación de las locaciones, la confección de los trajes de época, así como de los armamentos y los ensayos de las escenas bélicas que llegaron a tener hasta 1.500 extras en una misma escena; la película que narra el proceso independentista alrededor de la figura de Juana Azurduy, probablemente sea una de las más importantes súper producciones cinematográficas de la historia del cine boliviano.

“Hay que tener en cuenta que esta es una película de época, en otros países hay casas especializadas que tienen esa utilería, aquí no existe eso, tuvimos que fabricar esa utilería, por ejemplo cañones de la época, que además de parecer, funcionaran como cañones, o fusiles de esa época que dispararan, eso tomó mucho tiempo, y además costó mucho dinero, por ejemplo, la fabricación de la ropa no era para cinco personajes, a veces había que hacer trajes para 300 combatientes y ropas distintas para cada ejército y para cada regimiento, porque tenían ropas distintas” remarca Sanjinés.

Por todo ello, el presupuesto original para este proyecto cinematográfico llegaba al millón y medio de dólares, sin embargo, sólo se pudo conseguir la mitad, planteando un reto para la producción que finalmente pudo adecuarse a pesar de las limitaciones que impuso la falta de apoyo, que en general lleva sobre sus espaldas el cine boliviano.

“La película tenía en principio un diseño de presupuesto de alrededor de un millón y medio de dólares, unos 10 millones de bolivianos, ese fue el diseño, no fue el presupuesto porque se logró reunir un poco menos de la mitad de ese dinero, entonces tuvimos muchos problemas, por ejemplo nos vimos obligados a emplear los impuestos que debimos pagar en la producción de la película o no se hacía la película… es absurdo que una obra de arte que recoge la memoria de un país como Bolivia no tenga los medios suficientes, es triste… es dramático, es patético”, enfatiza el director de “La nación clandestina”, añadiendo que gracias al apoyo de diversas instituciones públicas, como la Casa de la Libertad, o empresas privadas como canales de televisión, fueron sumando su apoyo hasta alcanzar el presupuesto con que finalmente se logró hacer la película.

Para Sanjinés es importante aclarar que en todo caso todo el financiamiento proviene de dinero boliviano ya que el proyecto pudo obtener el doble del financiamiento requerido en Argentina, pero bajo la condición de mostrar a Juana Azurduy como una heroína más vinculada a ese país que a Bolivia.

“Me contrataron con una productora, ya que todo el presupuesto del estado que se destina a cine en ese país debe canalizarse por medio de productoras argentinas, y cuando discutimos los términos del contrato, empezamos a tener problemas porque querían tener ellos el 60% de técnicos, el 60% de actores, la actriz tenía que ser argentina, y además tenía que proyectarse la figura de la heroína argentina” relató, y entre carcajadas agregó: “Era muy difícil vender a doña Juana Azurduy por más dinero que hubiera de por medio, un director en Argentina lleva el 15% del presupuesto global, nosotros no conocemos eso, pero ¿primero están los principios no?, la fidelidad con lo propio, con el país…”, acota.

Sin embargo, para Sanjinés el esfuerzo valió la pena, ya que plantea que es fundamental recobrar la memoria del proceso de independencia y de los 102 comandantes revolucionarios que participaron de ese proceso, retratados algunos de ellos en el filme.

“No solamente la película trata de la vida de doña Juana y de su postura histórica, sino también recogemos la memoria de varios comandantes, de esos 102 comandantes que lucharon durante las guerras de la independencia, por supuesto no pudimos reflejar la vida de todos, de los cuales se sabe casi nada, muy pocos saben por ejemplo quién fue Esteban Arce, Manuel Ascencio Padilla o Eusebio Lira”, aclara al afirmar que “fue un proceso muy lindo, estoy muy contento del rodaje porque ha sido uno de los rodajes más emocionantes que yo he vivido y el rodaje ha sido prácticamente una fiesta”.

LA PROTAGONISTA
Piti Campos, actriz y música chuquisaqueña, protagoniza el filme en el papel de “doña Juana”; con formación en el Teatro de los Andes y una floreciente carrera en las tablas de los escenarios nacionales y especialmente, los paceños, Campos cautivó al experimentado director que no encontraba alguien adecuado para el protagónico de su proyecto cinematográfico.

“Estábamos probando varias actrices y aspirantes de actrices, y no habíamos encontrado quién pudiera hacer el papel de Juana y un buen día, hablando con el músico que hizo la película, Cergio Prudencio, él me sugirió, me dijo: yo conozco una muy buena actriz del Teatro de los Andes y se llama Piti Campos, por qué no hablas con ella, entonces la conocí y me quedé fascinado con ella porque era una persona muy inteligente, y te da además una figura, una prestancia física muy fuerte y ella hizo un papel extraordinario. Y para la película es hermoso que sea una chuquisaqueña, que hablara como chuquisaqueña”, recalcó.

Para Campos, que nunca había actuado en cine, este fue uno de los retos más grandes de su carrera ya que representar a Juana Azurduy, supuso lidiar con altas expectativas.

“Ahí lo que te queda es decir yo hago mi trabajo, hago lo que sé hacer que es poner alma, vida y corazón y todo lo que una va aprendiendo en los años a nivel técnico, a nivel actoral, entonces hago lo que siento y tengo que hacer, también el hecho de que yo había estado cercana a la historia de Juana y escuchar a personas que sabían mucho más, que habían estudiado su vida, todo esto te abre los sentidos, entonces el momento de la actuación es como si ya lo tendrías incorporado para hacerlo y sentirlo”, explica Campos.

EL ESTRENO
La película se estrenará en Sucre, el 25 de mayo, con una premier de gala en la Casa de la Libertad, para invitados especiales, pero simultáneamente se proyectará al público en general en una sala de cine. Posteriormente y de forma sucesiva se realizará el estreno en todas las salas del país, por ejemplo en La Paz, donde se proyectará en tres salas diferentes.

Es de destacar que también se llevará el estreno a las locaciones donde fue filmada, por ejemplo Presto o Tupiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada