viernes, 28 de agosto de 2015

Funciones gratuitas Ciclos de cine internacionales se apoderan de las salas

Se podría decir una epidemia de ciclos cinematográficos, pero a diferencia de las enfermedades, esta tiene aportes culturales exquisitos en la formación de los individuos o por lo menos así lo afirman especialistas quienes opinaron sobre los tres ciclos de cine brasileño, francés y ruso que se proyectan en la Cinemateca, Multicine y el Monoblock de la Umsa, respectivamente.

Mela Marquez, directora de la Cinemateca Boliviana, opina que estos ciclos son oportunidades para que la gente pueda tener a su alcance filmes nominados al Óscar y que estarían fuera del alcance de carteleras comerciales, y además de generar aporte cultural individual es una forma de intercambio entre países que también “abren los brazos” a producciones nacionales en sus países.

PROGRAMACIÓN

En cuanto al ciclo de cine francés la programación incluye cintas nuevas y premiadas sobre la temática de género como Quai d’Orsay (2012), de Bertrand Tavernier; Les garcons et Guillaume, á table! (Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!, 2013) de Guillaume Gallienne, o Respire (Respira, 2014), de Mélanie Laurent.

El ciclo también traerá una selección de películas clásicas del cine francés como Le dernier métro (El último metro, 1980), de François Truffaut; Jours de fête (Día de fiesta, 1949), de Jacques Tati o la película de culto Le mépris (El desprecio, 1963), de Jean-Luc Godard. Las cintas se presentarán a las 19.00 y a las 21.00. El precio de la entrada será de 35 bolivianos de lunes a viernes y 40 bolivianos para sábado y domingo. Además, se realiza la oferta de dos por uno en todas las funciones.

En cuanto al cine ruso, hoy a las 19.30 se proyectará el filme bajo el título Quemado por el sol (1995), un drama que relata las peripecias de Serguéi Kótov, un veterano de guerra bolchevique, que es acusado de traición por el Partido Comunista de Stalín. En tanto mañana habrá tres funciones continuadas. Iniciará a las 15.00 horas con Moscú no cree en lágrimas (1980) una comedia romántica que relata las vivencias de tres jóvenes que emigran a Moscú en busca de trabajo y amor. El pequeño Vanya (El Italiano), una película basada en hechos reales y narra la vida de un pequeño niño ruso que fue abandonado en un orfanato. Y el ciclo cierra con El prisionero de las montañas, que trata sobre las escabrosas relaciones entre los chechenos y rusos, fue también considerada por la industria estadounidense en 1994.

Si de hablamos de cine brasileño, la muestra irá acompañada por cortometrajes bolivianos, generando un diálogo cultural y audiovisual entre ambos países. La programación de hoy consiste en la película Pixote a lei do mais fraco, junto al cortometraje boliviano El panóptico, de José Jordan. Mañana se exhibirá Coração Iluminado y el corto Cuatro veces siete, de José Carlos Velasco; el domingo será el turno de O beijo da mulher aranha, acompañada del cortometraje Luz y esperanza, realizado por la Sociedad de Estudiantes UPEA. La última película de agosto será O rei da noite (el lunes) y el corto Héroe, de Angel Apaza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario