lunes, 22 de diciembre de 2014

LA DIGITALIZACIÓN ES EL RETO DE LA CINEMATECA PARA 2015

La directora la Cinemateca, Mela Márquez, adelanta algunos proyectos para el próximo año.

La digitalización de las salas de cine es el próximo paso que enfrentará la Cinemateca Boliviana en 2015, institución que difunde principalmente cine de autor y patrimonial. "Es un año positivo, de permanentes desafíos entre la tecnología y la memoria. Nosotros somos el puente entre el pasado y el futuro. Ese puente es permanente, como que hay que renovarse, pero no perder de vista el pasado", aseguró la directora de la Cinemateca, Mela Márquez, quien habló acerca de los próximos proyectos que se alistan para la siguiente gestión.

Trabajo. A manera de evaluación, la Directora de la Cinemateca indicó que este año fue difícil, porque fue "en el que muere el (formato) 35 (mm), en el sentido comercial, y con ello, se digitalizan las pantallas". Aunque la institución encargada del resguardo del patrimonio fílmico nacional aún no logró dar ese paso, aseguró que se "abre una ventana interesante" para volver con mucha más fuerza a la Cinemateca tradicional, con el propósito de crear un público propio para el cine de la memoria, de culto y patrimonial.

"Tampoco podemos quedarnos al margen, tenemos que conseguir la digitalización. Ya estábamos saliendo de muchas cosas y la tecnología nos mete otro desafío, que se incluye en lo económico". No obstante, en cuanto a la labor de conservación, preservación y difusión, la también cineasta calificó de positivo a 2014.

Uno de los objetivos logrados es la conclusión del proyecto Imágenes de Bolivia, que tuvo como resultado la catalogación del archivo fílmico con un registro total de 1.094 títulos, según adelantó La Prensa hace tres meses.

El trabajo finalizará, en marzo, con la presentaciónn del catálogo y el censo audiovisual.

A ello se suma el proyecto de Tiflocine (cine para ciegos), audiodescripción, que se implementó en las películas El día que murió el silencio, Cuestión de fe y American Visa.

Una nueva meta es la continuación de ese exitoso trabajo, con una ampliación a 12 películas. El proyecto fue presentado a varias entidades de diversa naturaleza, para su financiamiento.

A los nuevos propósitos se sumará un taller de interculturalidad del cine, que consistirá en trabajar con grupos étnicos como los afrobolivianos y los kallawuayas, para hacer documentales. "Cine de 'cómo me veo yo y cómo te veo a ti'. Impulsar un intercambio y lograr que ellos hagan documentales con la idea de cine directo".

Asimismo, Mela Márquez adelantó que la Cinemateca "funcionará de otra manera desde el próximo año". En ese sentido, una vez al mes ofrecerá una retrospectiva de un autor boliviano y otro extranjero, con actividades no solamente relacionadas con el cine. En enero se abordará la obra de Juan Carlos Valdivia y Alfred Hitchcock.

También se contará con una sala temática, en la que se ofrecerá, por ejemplo, comedia en lunes, suspenso en martes, y animación en miércoles. Otra sala contará con eventos de cine mudo con música en vivo.

Mela Márquez finalizó: "hay que estar con esa mirada circular que dicen los aymaras, que el pasado está adelante, pero sin perder de vista que el futuro también aparece y que hay que enfrentarse a esos desafíos".

10 son las provincias paceñas a las que el proyecto Cinemateca Rural llega actualmente.

FILMES RECUPERADOS

Al menos tres filmes nacionales de archivo se encuentran en proceso de restauración y recuperación.

PROYECTOS

> El bolillo fatal, filme de 1927 acerca del fusilamiento de Alfredo Jáuregui -quien fue acusado de asesinar en 1917 al expresidente José Manuel Pando-, tiene prevista su presentación para marzo o abril de 2015.

> Otras dos restauraciones "en agenda" son Chuquiago, de Antonio Eguino; al igual que Hacia la gloria (1932), primer filme sonoro de Bolivia, del que se logró un significativo avance en la parte de investigación documental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario