miércoles, 1 de octubre de 2014

Muñeca diabolica

Los juguetes y las historias del terror siempre le han dado al mundo del cine un ingrediente extra y escalofriante. "Annabelle", spinoff del "Conjuro", pasará a formar parte de esta galería de películas tétricas y llenas de terror. La cinta cuenta la historia de John Form (Ward Horton), quien encuentra el regalo perfecto para su mujer embarazada Mía (Annabelle Wallis). Este presente es una preciosa e inusual muñeca vintage que lleva un vestido de novia blanco inmaculado. Sin embargo, la alegría de Mía al recibir a la muñeca, llamada Annabelle, no dura mucho. Durante una espantosa noche la pareja ve cómo miembros de una secta satánica invaden su hogar y los atacan brutalmente. Los miembros de este grupo, no solo dejan sangre derramada y terror tras su visita, sino que realizan un conjuro invocando a un ente de maldad para que posea a la muñeca. La película se estrena mañana en las salas de cine de Santa Cruz.

Historia real. El juguete perteneció a una tradicional línea de productos infantiles conocida como Raggedy Ann. Este personaje fue creado por Johnny Gruelle en 1920 y se destacó en una exitosa saga literaria. A partir de 1935 sobresalió como uno de los productos infantiles más vendidos en los Estados Unidos que inclusive llegó a tener sus propios cortos animados.

Pero según cuenta la leyenda popular: dos jóvenes estadounidenses, en los años '70, aseguraron que eran acosadas por una muñeca de trapo. Supuestamente un demonio poseía este juguete, pero fue enfrentado por el matrimonio Warren, expertos en fenómenos paranormales.

La pareja de investigadores, que fundaron en 1952 la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra, encerraron a la muñeca en el Museo del Ocultismo, que es propiedad de ellos. Actualmente la muñeca es visitada por miles de turistas que visitan cada año Connecticut.

La ficha

Título original
Annabelle

Director
John R. Leonetti

Guión
Gary Dauberman

Género
Terror

Reparto
Annabelle Wallis, Ward Horton, Eric Ladin, Brian Howe, Alfre Woodard, Tony Amendola

No hay comentarios:

Publicar un comentario