martes, 2 de febrero de 2010

Juan Carlos Valdivia | Director de Zona Sur: «Es una película honesta»


- ¿Qué han significado para ti los dos premios ganados en esta edición del festival de Sundance?
- Es un reconocimiento importante para mi carrera. La selección del festival fue rigurosa, las películas en competencia eran muy buenas y este año Sundance está regresando a sus orígenes, es decir, programar un cine más innovador, independiente e interesante. Soy muy consciente de que el guión de Zona Sur es muy poco convencional y ellos reconocieron que, en su minimalismo, articula temas universales. En el caso de la dirección, reconocieron la innovación y el control del lenguaje y los elementos artísticos técnicos.
- ¿Qué balance haces del momento que vive el filme y los logros que ha cosechado?
- Creo que en Bolivia la película fue un ‘parteaguas’. No nos damos cuenta de lo importante que es. Ahora empieza a cosechar éxitos. Sundance y Berlín están entre los cinco festivales más importantes del mundo (Cannes Venecia y Toronto son los restantes). Tenemos un agente de ventas y mucho interés de distribuidores que manejan cine independiente y cine de arte. En Berlín hicieron una excepción porque la película no va como premiere y eso te da una pauta de lo cotizada que está.
- ¿Qué expectativas tienes sobre la participación en la Berlinale, que se inicia la próxima semana?
- Estamos en la sección Panorama, que es la más interesante de Berlín, la del cine de autor para una audiencia más exigente. Berlín es un gran festival, con un público muy informado y acostumbrado a ver lo mejor del cine mundial. Es un sueño hecho realidad, estar ahí con la vanguardia, con lo mejor del mundo.
- ¿Qué destacarías de la respuesta del público en los países donde se ha proyectado Zona Sur?
- La he visto de nuevo con un público distinto, como en EEUU, y no deja de sorprenderme. No tengo palabras para resumir todos los comentarios que he escuchado y lo que se está escribiendo de la película. Zona Sur es una película tan idiosincrática y específica de una zona de Bolivia, que me sorprende ver la universalidad de los temas. Todos entienden las tensiones sociales, como también las familiares, el caciquismo y la discriminación. La gente aprecia, asimismo, el estilo de la película, la encuentran innovadora y vanguardista. El cine está cambiando gracias a la revolución digital. Se necesitan nuevas propuestas que hablen a un público joven que prácticamente ha nacido con el mouse, la pantalla y el teclado.
- En una entrevista reciente dijiste que en Bolivia no tenemos un cine de entretenimiento, debido a que es difícil no tomar en cuenta la realidad compleja del país. ¿Ves ese aspecto como positivo o negativo?
- Hubo intentos, pero la calidad técnica del cine boliviano está por los suelos. Se necesita rigor, se precisan recursos económicos y apoyos institucionales. La comunidad cinematográfica está desarticulada. Creo que hay espacio para el cine de entretenimiento y creo que es necesario. Actualmente no me interesa, pero me parece que los bolivianos necesitan un entretenimiento hecho en Bolivia.
Un buen ejemplo es El ascensor, una película que entretiene, pero que también te está hablando de una realidad. Para mí fue la gran sorpresa del cine boliviano en 2009.
- En otros tiempos no era común ver a filmes bolivianos competir en festivales tan importantes. Según tu criterio, ¿cuáles son los factores que han generado que se dé este fenómeno?
- Zona Sur es una película honesta y es muy precisa en lo que está observando. Es la primera vez que logro tener un control absoluto de los elementos. También es una película innovadora en su forma, es original, no hay una película así en toda la historia del cine. Quizás haya mejores, pero es una visión muy particular. Nosotros nos pusimos la vara alta, quisimos hacer una película con aplomo, con carácter, con mensaje, pero que también sea un deleite para el amante del cine.

1 comentario: