lunes, 18 de abril de 2016

Peter Bogdanovich: "La mayoría de las películas son una mierd…"

El director, guionista y actor estadounidense Peter Bogdanovich aseguró en Buenos Aires que la mayoría de las películas que se hacen en la actualidad "son una mierd...", ya que el elemento humano ha sido sustituido por explosiones, superhéroes y "un montón de gente muriendo".

En una conferencia impartida en el marco de la 18 edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici), Bogdanovich afirmó que la industria cinematográfica actual, en concreto la estadounidense, es "bastante mala", ya que depende demasiado de la taquilla y se hace "cualquier cosa" con efectos especiales, olvidando lo que a él más le interesa: las personas.

En este sentido, recordó una conversación que mantuvo en los años 70 con el cineasta Orson Welles, en la que este le advirtió de que, ya entonces, se estaba insensibilizando a la audiencia con tanta violencia en las películas, algo que ahora, a su juicio, ha pasado a ser "mucho peor".

El director neoyorquino de 76 años, invitado estelar del Bafici, llegó con gesto serio y la espalda algo encorvada a un auditorio repleto de gente que lo recibió con una gran ovación y a la que, nada más subirse al escenario, lanzó un beso con un gesto algo irónico pero amable, que no perdió durante las dos horas que duró el encuentro.

"No creo que mi amor por el cine haya supuesto una carga", apuntó antes de admitir que desde pequeño, todo su entorno, incluido él mismo, pensaba que iba a convertirse en actor pero finalmente quiso ser director porque "así podía hacer todos los roles". "Se llama avaricia", añadió.

El director de "The Last Picture Show" (1971) hizo referencia a todo lo que aprendió gracias a la estrecha relación personal y profesional que mantuvo con grandes figuras del mundo del cine "que admiraba" como Howard Hawks, Alfred Hitchcock, Orson Welles o John Ford, quien una vez llegó a decirle "por Dios, Bogdanovich, ¿no vas a parar nunca de hacer preguntas?".

Entre anécdota y anécdota, criticó esa especie de "esnobismo a la inversa" que caracteriza a algunos directores que piensan que si tienen éxito, "se vendieron", algo que, bajo su punto de vista, "es una locura" porque no hay nada mejor que una película triunfe y, además, sea "buena".

Asimismo, declaró que todos los "grandes directores" son reconocibles en sus películas y a través de ellas, puedes llegar a saber "quiénes son". "Eso es lo interesante de ellos", afirmó.

Para el guionista, después de la serie de televisión "The Sopranos" (1999-2007), en la que actuó durante 15 capítulos y dirigió uno, la calidad de la dirección y los guiones en la pequeña pantalla "subió muchísimo" y, de hecho, ahora es "mejor" que el cine porque se centra "en las personas" y no en los efectos especiales, además de que concede papeles "más interesantes a las mujeres".

Bogdanovich confesó que se siente "muy contento" porque en la primavera del año que viene comenzará a grabar la película "Wait For Me", una mezcla de comedia, drama y fantasía que ha tardado 30 años en escribir y en la que cuenta la "complicada" historia de un director y estrella de cine arruinado e infeliz junto a sus seis fantasmas.

En las películas, los momentos preferidos del neoyorquino son los silencios y las miradas, esos mismos que aparecían en las obras de cineastas como Ford o Jean Renoir, porque, según reveló, "tienen la habilidad de ir más allá de la fachada y llegar al alma de las personas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario