miércoles, 20 de abril de 2016

Los milagros del cielo


Basado en el inspirador libro y la sorprendente historia verídica de una niña que recuperó su salud gracias a un accidente insólito, llega este impactante retrato de una familia que descubre súbitamente la alegría y la ilusión en su noche más oscura.

La ganadora de un Globo de Oro, Jennifer Garner, da vida a Christy Beam, una madre dedicada y obstinada cuyo mundo da un vuelco cuando su hija Anna (Kylie Rogers) se ve afectada por una enfermedad rara e incurable. Con la feroz determinación de toda madre coraje, Christy se arma de valor para hacer todo lo que puede y más por su hija, lanzándose a una conmovedora búsqueda dentro de un laberinto médico, incluso mientras su fe empieza a decaer. Sin embargo, justo cuando todo parecía perdido, ocurren una serie de sucesos incomprensibles y documentados que dejan no solo a Christy sino a los médicos, la familia y la comunidad perplejos a la vez que profundamente inspirados por los extraordinarios misterios que la vida nos depara.

¿QUÉ ES UN MILAGRO?

Todo el mundo llega a un momento crucial en su vida en el que sienten que se han quedado absolutamente sin opciones. Puede ser por una abrumadora crisis de salud, un problema familiar o un espinoso dilema emocional, pero de una u otra manera, todos nos hemos estrellado contra un muro donde la esperanza, la fe y todo lo que normalmente nos sostiene a diario parece evaporarse, dejando a nuestra mente divagando sobre grandes preguntas a las que no hallamos respuesta. Estos momentos nos pueden abatir, sin embargo, también es durante estos momentos que la impredecible belleza y bondad de la vida puede de forma repentina confundirnos, sorprendernos y cambiarnos por completo.

Christy Beam, una madre de Tejas, se hallaba en esa misma situación cuando comenzó la historia que se convirtió en su inspiradora autobiografía, Los milagros del cielo. Christy tenía una vida sin duda alguna bendecida en Tejas junto a su marido, veterinario de profesión, y una hermosa familia con tres hijas llenas de vitalidad. Entonces, su hija mediana, Annabel, enfermó. Se encontraba en una situación desesperada: fue diagnosticada con una desgarradora y fatal enfermedad que la dejó incapaz de digerir alimentos, algo que la mayoría de nosotros damos por sentado como uno de los mayores placeres de la vida. Los mejores médicos del mundo carecían de una solución.

De repente, en un instante, todo cambió. Una impactante caída de cabeza, en el interior de un álamo hueco, que se convirtió en un rescate mediático, y además, dio como resultado un increíble desenlace que ningún científico pudo explicar adecuadamente. La propia Annabel tuvo una sorprendente historia personal que contar: un encuentro celestial que la hizo regresar a su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario