miércoles, 14 de octubre de 2015

Un filme de Steven Spielberg: Puente de espías

ARGUMENTO

Puente de los espías cuenta la historia de James Donovan (Hanks), un abogado de Brooklyn que se ve súbitamente inmerso en las entrañas de la Guerra Fría cuando la CIA le envía con el encargo casi imposible de negociar la liberación de un piloto de un avión U-2 estadounidense capturado.

Los guionistas Matt Charman y los hermanos Ethan y Joel Coen han entrelazado esta extraordinaria experiencia en la vida de Donovan con una historia basada en hechos reales que capta la esencia de un hombre que lo arriesgó todo y que refleja vívidamente el proceso que sufre a nivel personal.

También participan Mark Rylance, ganador de tres premios, que interpreta a Rudolf Abel, un agente de la KGB a quien defiende Donovan; Scott Shepherd en el rol de Hoffman, un agente de la CIA; la actriz nominada al Premio de la Academia Amy Ryan, que personifica a Mary, la esposa de James; Sebastian Koch como Vogel, el abogado de la Alemania oriental; y el actor nominado al Oscar Alan Alda, que interpreta a Thomas Watters, un socio del bufete de abogados de Donov, todos bajo la dirección de Steven Spielberg.

LA INCREÍBLE HISTORIA

Desde los horrores del Holocausto en La lista de Schindler hasta la impresionante invasión de la playa de Omaha en Rescatando al soldado Ryan, el director Steven Spielberg, ganador del Oscar en tres ocasiones, ha abordado diferentes y trascendentales hechos históricos a lo largo de su carrera cinematográfica. Autoproclamado estudiante de Historia, la fascinación de Spielberg por la Guerra Fría se remonta a su infancia, al recordar las historias que su padre y su abuelo contaban sobre los profundamente arraigados sentimientos de animosidad y desconfianza que existían por aquel entonces entre Estados Unidos y la URSS.

“Era una época muy peligrosa para estar en la primera plana de los periódicos por defender a un espía”, añade Spielberg, “porque, como niño que creció en aquella época, yo sentía un miedo tremendo a la bomba atómica y la Rusia soviética”.

A Spielberg le fascinó. La historia contenía elementos de drama legal, thriller y épica película histórica, pero fue James Donovan, el personaje situado en el centro de la historia, lo que le pareció más interesante. Reputado abogado, cuya vida es la del típico hombre de familia de los años 50, que aceptó un peligroso encargo, debiendo tratar con el aplomo y seguridad de un consumado cabecilla del espionaje, Donovan era un hombre excepcional; y Spielberg enseguida supo que la historia tenía un enorme potencial cinematográfico.

“Matt hizo un trabajo fantástico y, una vez terminado, presentamos su borrador a los hermanos Coen, cuya forma de escribir es particularmente provocadora, un tono que resultaba perfecto para esta historia”, señala Platt. “Cuando se trata de escribir diálogos de personajes, no hay nadie mejor que Joel y Ethan”.

Los hermanos Coen, ganadores del Premio de la Academia en tres ocasiones, cuya impresionante filmografía incluye títulos como “No es país para viejos”, “El gran Lebowski” y “Fargo”, respondieron favorablemente al material y escribieron un borrador del guión, entrelazando hábilmente esa extraordinaria experiencia en la vida de Donovan con una poderosa historia que captaba la esencia del hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario