miércoles, 21 de octubre de 2015

Martin Scorsese recibe el Premio Lumiére en Francia

El cineasta estadounidense Martin Scorsese recibió un emotivo tributo a su carrera cinematográfica al recoger el Premio Lumiére en Lyon, la ciudad donde hace 120 años nació el séptimo arte.

La actriz mexicana Salma Hayek fue la encargada de entregar al cineasta el galardón en el que figura una de las tapas de los primeros rollos de película de los hermanos Lumiére, creadores del primer cinematógrafo.

Un amplio elenco de actores y directores de cine, entre los que se encontraban Géraldine Chaplin, Jean Pierre Jeunet y Max Von Sidow, además de su mujer y su hija, arroparon al director italo americano mientras recibía la calurosa ovación de las 2.500 personas que abarrotaron el anfiteatro del centro de congresos.

“No sé si voy a sobrevivir a esto”, comenzó diciendo Scorsese al agradecer el premio del Festival creado para “celebrar de verdad el cine” en el “lugar donde empezó todo”.

El director hizo de su discurso un alegato en defensa de la conservación y la restauración del patrimonio mundial del cine, labor en la que trabaja desde hace 25 años la Film Foundation, entidad que él fundó para “tratar de cambiar la mentalidad de Hollywood” hacia la industria cinematográfica del resto del mundo.

Tras su alocución, en la que también alertó de los peligros que corren los jóvenes de hoy en día al verse expuestos a imágenes en todo tipo de soportes las 24 horas del día, Scorsese presentó la proyección de la película Taxi Driver.

Scorsese, de 72 años de edad, es el séptimo laureado con el Premio Lumiére. Sucede en el palmarés a Clint Eastwood, Milos Forman, Gérard Depardieu, Ken Loach, Quentin Tarantino, y Pedro Almodóvar.

Horas antes de recibir el homenaje del Festival lionés, el director de clásicos como Toro salvaje, Casino o Infiltrados, película esta última que le valió el único Oscar de su carrera, dio una clase magistral ante otro abarrotado auditorio, el Teatro de Celestins.

Scorsese contó que su pasión por el cine nació debido al asma que padeció cuando era niño: “En aquella época los doctores te decían que no podías correr, ni reír, ni salir a la calle, ni subir a los árboles, así que mis padres como no sabían qué hacer conmigo me llevaban mucho al cine”.

El cineasta explicó que está embarcado en dos proyectos: una serie que coproduce junto a Mick Jagger para HBO, Vynil sobre el mundo de la música en NY en 1973, y la película Silence, sobre la vida de dos jesuitas en el Japón del siglo XVII en que se basa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario