sábado, 10 de octubre de 2015

Cine para ciegos se implementará en 12 filmes nacionales más

Otra de las etapas contempla la adaptación para personas sordas.

Los gestores de la implementación de cine para ciegos (tiflocine) en filmes nacionales realizaron la entrega de DVDs de las tres películas que fueron adaptadas a ese sistema, para beneficiar a más personas con problemas de la vista. Con la presentación de las copias se dio paso a una segunda fase del proyecto, la implementación de ese formato en 12 películas más.

A través de un sistema audio-descriptivo, implementado por primera vez en el país el año pasado, no videntes tuvieron acceso a destacados títulos de la cinematografía nacional.

Los gestores del proyecto: Fabiola Chávez, Lluvia Bustos y Saulo Carranza, de la productora Scat, ya planifican otra etapa del proyecto, que incluirá la adaptación para personas sordas.



INCLUSIÓN. "Se quieren hacer 12 más y llegar a 15 en total. Actualmente seguimos en la búsqueda de financiamiento. Estamos buscando los recursos, principalmente, de afuera", informó una de las responsables, Fabiola Chávez.

Algunos títulos, "a pedido de los interesados", que están contemplados en la lista son: Mi Socio, de Paolo Agazzi; Di buen día a papá, de Fernando Vargas; y Las bellas durmientes, de Marcos Loayza, entre otras.

"Aún tenemos que hablar con otros directores para ver si dan su permiso. Rodrigo Bellot o Antonio Eguino, por ejemplo", manifestó.

Chávez habló también de la implementación de filmes para personas sordas, que se hará próximamente, a través del Closed Caption o subtítulos ocultos. "Ya nos contactamos con la asociación de personas sordas en Bolivia y están muy entusiasmados con el proyecto".

Por ello, lo que se busca es que una misma película esté adaptada para personas ciegas o con baja visión y para personas sordas o con problemas de audición. En este último caso, se trata de subtítulos en detalle.

"Si todo sale bien, tal vez hasta fin de año contemos con la aceptación o negación de parte de fundaciones extranjeras. Si no, es volver a empezar, pero siendo positivos hasta el próximo año ya tendríamos el segundo miniciclo", dijo.

De los 100 discos en DVD de las tres películas nacionales que fueron adaptadas, el Instituto Boliviano de la Ceguera (IBC) recibió 20 copias de cada película, para que se distribuya un ejemplar a cada departamento y a otros centros. "La idea es que los afiliados puedan ir y prestarse el disco o incluso, copiárselo".

El cineasta, Marcos Loayza, quien cedió los derechos del filme Cuestión de fe, dijo sentirse "agradecido y halagado", al contar que el año pasado tuvo la oportunidad de asistir a la proyección de su película adaptada a ese formato en Santa Cruz. "Acceder a un público diferente y ver que la respuesta es exactamente idéntica a cualquier tipo de persona es increíble. Este es un homenaje a "Chesco", que me enseñó que la inclusión es algo cotidiano", dijo en referencia al periodista, guionista y crítico de cine, Franchesco Díaz Mariscal, quien falleció en 2013 y a quien se dedicó al ciclo de tiflocine por ser uno de sus impulsores.

A su turno, Claudia Cárdenas, representante de la Fundación Viva, comprometió el apoyo para la segunda fase del proyecto. "Creemos que da para mucho más", resaltó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario