domingo, 25 de junio de 2017

SCAT adapta película nacional No videntes y sordomudos disfrutarán de “Mi Socio”

on el objetivo de aportar a la inclusión social, la productora de audio SCAT, desde el 2014 viene trabajando en la adaptación de películas nacionales, para que las personas ciegas y sordas puedan acceder íntegramente a la magia del cine.

Fabiola Chávez, ingeniera de sonido de SCAT, explicó a EL DIARIO, que para la adaptación de la película para personas ciegas se utiliza la técnica de la audio descripción (AD), y para los sordomudos el formato de los subtítulos ocultos (CC), mismos que fueron muy aceptados por bolivianos y extranjeros.

TRABAJO

El equipo de SCAT está compuesto por Fabiola Chávez, Lluvia Bustos y Saulo Carranza y en un inicio para este proyecto tuvieron el apoyo del que en vida fue Franchesco Díaz Mariscal. En una primera etapa, se hizo la adaptación solo para ciegos, de las películas: “El día que murió el silencio” de Paolo Agazzi, “Cuestión de fe” de Marcos Loayza y “American visa” de Juan Carlos Valdivia.

A decir de los profesionales, la curiosidad y la necesidad de trabajar en algo innovador en el país, los llevaron a descubrir lo que es el Tiflocine (cine adaptado para ciegos), posteriormente presentaron un proyecto, consiguieron financiamiento y en el “Primer mini ciclo de tiflocine boliviano”, las películas fueron exhibidas en las ciudades del eje troncal de Bolivia: La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Recientemente, con la cooperación de la Fundación Estás Vivo y El Parque de las Memorias, se pudo hacer la adaptación de la película “Mi Socio” de Paolo Agazzi a audio descripción y a subtítulos ocultos, sentando otro precedente en la historia del cine boliviano por ser la primera película adaptada a estos dos formatos.

“Esperamos más cooperantes para poder continuar con éstas adaptaciones”, señalaron.

Lluvia Bustos explicó que para la adaptación de los filmes a subtítulos ocultos, todo lo que es diálogo se transcribe mediante un software especial, tomando en cuenta que los subtítulos no son como en una película común, ya que estos tienen que indicar el momento que hay música, o un sonido especifico, o que hay una voz en off que está presente, personajes, etc.

“Todo debe estar escrito, si hay una canción que tiene letra, se transcribe la canción, eso permite al espectador entender toda la trama e imaginarse todos los sonidos que son importantes para entenderlo”, sostuvo.

Aclaró que en el caso del tiflocine, el locutor que hace la audio descripción tiene que tener una voz muy plana y neutra ya que no puede expresar emociones, siendo su única misión describir las imágenes.

“Existen normas internacionales específicas para lo que es la audio descripción y los subtítulos ocultos, en las que se basó SCAT porque no solo se pensó en el publico boliviano si no que se vea y escuche el cine boliviano en países de habla hispana”, remarcó.

TRASPASANDO FRONTERAS

De acuerdo con proyecto de SCAT, una vez que se terminó el ciclo de exhibiciones, extendieron DVDs de las adaptaciones al Instituto Boliviano de la Ceguera (IBC) para que distribuyan a todas las filiales de Bolivia, es así que su trabajo traspasó las fronteras, siendo que el público argentino, ahora demanda más películas bolivianas con esas características.

PROYECTOS

SCAT tiene el proyecto para adaptar 13 películas más, sin embargo, se ven impedidos porque aún no cuentan con financiamiento.

Asimismo, sugieren normar la adaptación, “quisiéramos que sea una norma para que todas las películas vengan con la adaptación, para que se piense en las personas con discapacidad visual y auditiva y no solo el común de la gente”, señalaron.

CINEMATECA APUESTA POR LA INCLUSIÓN

La directora de la Cinemateca boliviana, Mela Márquez, a tiempo de agradecer el trabajo pionero en Bolivia de SCAT, recordó que el “Primer mini ciclo de tiflocine boliviano”, presentado en el año 2014, tuvo rotundo éxito ya que no fue una actividad cualquiera.

“La Cinemateca debe lograr que los discapacitados del oído y la vista puedan hacer vida social, porque además de que es un acceso que puedan tener a una película emblemática como es “Mi Socio”. El hecho de que esas personas asistan con sus familias al cine, no tiene precio, es una experiencia emocionante y ha sido uno de los eventos que se me quedo en el corazón”, afirmó.

Marquez recordó que en Europa, toda la televisión, por ley, tiene que tener un canal para sordos. “Ya están acostumbrados, acá estamos atrasados en lo que es inclusión a todas las discapacidades, pero incluirlos en la cultura, yo creo que es un paso muy importante porque pensamos que los discapacitados tienen que tener espacios”, manifestó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario