lunes, 12 de junio de 2017

Los millennials y el cine en casa



Internet, las redes sociales y el imprescindible celular son las herramientas naturales de la generación de los millennials. Una generación de transición, que oscila entre lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que trata de imponerse a toda costa.

No ven mucha televisión, muy pocos leen el diario y consideran que pueden estar bien informados a través de Internet. Todo debe ser rápido, preciso y en lo posible, a no más de un click, pues la información que demandan y la versatilidad de la misma debe seguirles el paso.

Cada vez hay más redes sociales con distintas opciones y diferentes características para que esta generación pueda estar satisfecha.

Pero a los millennials ya no les basta con la simplicidad de hablar entre ellos, también exigen compartir sus fotografías de forma rápida, así como la música que escuchan y mucho más.

Y dentro de todas estas exigencias nace la posibilidad del cine en casa; la visualización por streaming, es decir la infinita posibilidad de películas y series teniendo como herramienta el Internet.

Entonces surge una pregunta: ¿Cómo hace el cine —no sólo el nacional o latinoamericano, sino incluso el hollywoodense— para competir con esto?

Es sabido que existe la batalla continua entre el cine latinoamericano y el de Hollywood; y en todo eso al cine nacional ya le costaba la pelea. Pero ¿cómo hacemos ahora?

Hablamos no sólo de ver cine desde casa y todas las comodidades que eso implica, sino también de tener un contenido diverso e infinito, opción que permite elegir lo que quieres ver de manera casi personalizada.

Hay que reconocer que, en esta batalla por imponerse en el cine digital, a Hollywood le va bastante bien. Un gran porcentaje de las películas que transitan en la red le pertenecen. Sin embargo, le está costando superar a las series que han proliferado; son muchas, diversas y últimamente han alcanzado un nivel exquisito en cuanto a producción.

En menor medida, es posible encontrar al cine latinoamericano en la red. A veces hay que esperar un poco más, pero quien busca encuentra.

En el caso del cine nacional, no es tan fácil. Existen películas en línea pero son pocas y la mayoría con pésima calidad.

Entonces, ¿qué hacer?

Es necesario ampliar las opciones. No se trata de copiar lo que le funciona a Hollywood para tratar de imponer su cine en Internet, sino más bien hay que seguir haciendo cine muy nuestro y llevarlo a donde las personas lo quieran ver, tanto en formato presencial como en lo digital. Pensar en la posibilidad de un “Netflix Latinoamericano” con historias más próximas a nuestra realidad y a la vez accesibles para los que están más lejos.

En lo nacional deberá contemplarse la oportunidad del cine en red, no como único recurso, pero sí como uno más amplio, con más llegada.

Una vez más, se trata de aproximarnos a una posibilidad y hacerla nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario