lunes, 16 de abril de 2018

Si solo pudiera imaginar Sobre la conflictiva relación entre padre e hijo

La película Si solo pudiera imaginar, basada en la historia detrás de la canción cristiana más reproducida de todos los tiempos titulada ‘I can only imagine’ y que aborda una conflictiva relación entre padre e hijo, llega a las salas de cine de nuestro medio.

El largometraje es protagonizado por J. Michael Finley, quien interpreta al verdadero Bart Millard, el cantante principal de la banda cristiana Mercy Me y quien escribió la canción ‘I Can Only Imagine’.

Este sencillo relata su relación con su abusivo padre, interpretado por Dennis Quaid, y que reflexiona sobre ¿cómo sería estar en el cielo frente a Dios?

“Si solo pudiera imaginar muestra a Millard siendo testigo de cómo el evangelio transformó al hombre vil que era su padre en un ejemplo de vida”, explican sus productores en un comunicado.

En la película se puede ver cómo “él y su canción han sido durante años portavoces de individuos que afrontan fuertes pérdidas, recibiendo llamadas de cientos de personas que cuentan sus propias historias de luto y cómo la canción les ha dado esperanza”.

EL REGRESO DE DENNIS QUAID

Dennis Quaid, el actor oriundo de Houston (Texas) que ha sido nominado a dos premios Globos de Oro, es uno d elos principales protagonistas de este filme, donde da vida a Arthur Millard un padre abusivo que reprende física y emocionalmente a su hijo Bart. Tras un largo camino de abandono y años de desconexión con su único descendiente, logra su perdón.

Quaid se aleja de los papeles de acción en los que ha ganado reconocimiento (El día después de mañana, Lejos del paraíso) y en este filme asume un rol dramático.

Esta película inspiró a Dennis Quaid a finalizar una canción gospel que comenzó a escribirle a su madre hace décadas pero que hasta ahora se anima a compartir con el público al entender que puede inspirar a muchas personas, tal como lo hizo la canción que inspiro la película.

EXITOSO ESTRENO

La taquilla estadounidense fue sacudida con el estreno de la película Si solo pudiera imaginar, superando los 55,5 millones de dólares en sus tres primeras semanas de exhibición. Así, este filme alcanzó con creces su meta y, además, se convirtió en uno de los títulos basados en la fe con mejor rendimiento desde el año 2014.

Esta película recibió un ‘A+’ por parte de la audiencia norteamericana, la calificación más alta dada a través de las encuestas que realiza Cinemascore, la empresa estadounidense líder en investigación de mercadeo cinematográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario