jueves, 19 de abril de 2018

Rescate de Entebbe Audaz rescate de rehenes jamás intentada

Un espeluznante acto de terrorismo conduce a una de las misiones de rescate de rehenes más audaces jamás intentadas en Rescate en Entebbe, un apasionante thriller inspirado en hechos reales.

Dirigida por José Padilha, este filme relata los impactantes acontecimientos que tuvieron lugar en esta ciudad de Uganda, en la que aterrizó un avión secuestrado con más de 200 rehenes. Protagonizan la película el nominado al Globo de Oro Daniel Brühl y la nominada al Oscar Rosamund Pike.

LA HISTORIA

En el verano de 1976, cuatro secuestradores, dos palestinos y dos radicales alemanes de izquierdas, se hacen con el control en pleno vuelo de un avión de Air France que cubría el trayecto de Tel Aviv a París. Cuando el aparato es desviado a una terminal abandonada del aeropuerto de Entebbe, en Uganda, los aterrados pasajeros se convierten en moneda de cambio en un letal pulso político. A medida que la posibilidad de encontrar una solución diplomática parece desvanecerse, el gobierno israelí pone en marcha un plan extraordinario para liberar a los prisioneros antes de que se agote el tiempo.

DECLARACIÓN DE JOSÉ PADILHA, DIRECTOR

“El asalto de Entebbe, pese a su alabado éxito militar, ha tenido muchas consecuencias imprevistas, algunas de ellas de gran relevancia histórica. Por ejemplo, Benjamín Netanyahu ha dicho que decidió servir al interés público por su hermano, Yoni Netanyahu (comandante de las fuerzas de élite de la operación), que murió en el asalto. Creo que el simbolismo de la heroica muerte de Yoni y de la propia operación han influido en la carrera política y en las políticas de Netanyahu. No es coincidencia, por tanto, que la mayoría (no todos) de los documentales y los filmes hechos sobre Entebbe hablen de una proeza militar.

Mi película, Rescate en Entebbe, cuenta dos historias paralelas sobre el asalto: por un lado, examinamos la saga de los rehenes y los terroristas, y cómo su interacción y estados mentales fueron evolucionando con el transcurrir de los días; por otro lado, examinamos el debate interno que suscitó el secuestro en el gobierno israelí, y las posturas contrarias adoptadas por el ministro de Defensa Simón Peres, que estaba por sistema en contra de negociar, y el primer ministro Isaac Rabin, que se planteó las negociaciones como una alternativa real.

Pese a décadas de negociaciones, ¿por qué estamos hoy día en una situación en la que la postura de la línea dura es la vía políticamente segura para ambos bandos del conflicto? La respuesta, me parece, es que cada una de las poblaciones vive en un estado de miedo constante, un estado que es fácil de manipular por los políticos y líderes religiosos, que adquieren importancia al hacerse pasar por los únicos que pueden proteger a su pueblo del “enemigo”. Es irónico, pero parece ser lo cierto: para un soldado israelí, subir a un avión con rumbo a un enfrentamiento militar con palestinos es el supremo acto de valor. Pero para un político israelí o palestino, el verdadero valor es negociar, un hecho tristemente confirmado por el asesinato de Isaac Rabin al final de un mitin en apoyo de los Acuerdos de Oslo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario