viernes, 23 de junio de 2017

¡Revuelo! Derbez llega a Bolivia como un gígolo


A finales de agosto de 2013, una pequeña película mexicana salió de la nada y generó mucho dinero. Se llamó No se aceptan devoluciones, y era una comedia protagonizada, escrita y dirigida por Eugenio Derbez, una estrella en su país de origen y, hasta entonces, desconocido en Estados Unidos.

Recaudó 44 millones de dólares en el país del norte (y 66 millones de dólares más en el resto del mundo), convirtiéndolo en el filme en español más exitoso en el mercado estadounidense.

UN NUEVO PROYECTO
Ahora llega una nueva historia. Derbez hizo un trato de cinco producciones con la firma Lionsgate. El primer trabajo es Cómo ser un latin lover, su primer papel protagónico en una película en inglés.
Eugenio interpreta a Máximo, un cazafortunas cuya esposa millonaria, de 80 años, con quien llevaba 25, lo deja por un joven modelo (Michael Cera). Y en vez de asumirse en edad madura, se mete en la misma ropa para encontrar otra anciana millonaria que pueda costear su lujosa vida.

Mientras No se aceptan devoluciones era un proyecto amateur estilo Woody Allen, escrito, interpretado y dirigido por la misma persona, esta ‘peli’ fue dirigida por Ken Marino, la prolífica estrella estadounidense de comedias, como The state y Party down, y escrita por C. Spain y J. Zack.

Derbez intentó cambiar su estilo un poco. “Usualmente juego mucho con las palabras, haciendo bromas con el castellano, pero aún no puedo hacer lo mismo en inglés, todavía estoy aprendiendo. No tengo la confianza suficiente”, agrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario