domingo, 16 de abril de 2017

NARRA EL DILEMA DE ELEGIR EN LA VIDA DE ADOLESCENTES “Fuego”, el nuevo filme del director Alejandro Pereyra


PROMETEDORA

Después de "Mirar" y "Luz en la Copa", “Fuego” es la nueva llama encendida de Pereyra, con un guion que promete quemar las expectativas de los cinéfilos. Es la película con mayor “preocupación social" que hizo.

Con su cuarto largometraje en camino, Alejandro Pereyra Doria Medina avanza hacia sus sueños y metas en el mundo del cine. La nueva propuesta radica en el dilema de ciertas elecciones de la vida durante la adolescencia, que de alguna manera son proyecciones de una parte de su vida, de sus obsesiones y anhelos de su juventud.

Después de "Mirar" y "Luz en la Copa", “Fuego” es la nueva llama encendida de Pereyra, con un guion que promete quemar las expectativas de los cinéfilos. Nació de una espera interminable para producir “Historia del Partir”, otro de sus proyectos de 2009 que tiene importante apoyo internacional para su realización, afirmó.

En lugar de esperar tomó lo que estaba a su favor: los no-actores principales. Un reducido grupo que desató una “película guerrilla”, que por el momento lleva por nombre ”Fuego”, rodada en 20 días y que tiene como protagonistas al médico alemán Philip Broschers y a Flavia Durán.

Según el cineasta, “Fuego” es como una “precuela” de "Historia del Partir". Toma el mismo personaje, llamado Norah en el guión, y en lugar de narrar el viaje hacia la realización de sus sueños en La Paz, nos cuenta lo que le ocurre en Sucre, desde que sale del colegio hasta que elige una carrera.

Desde este punto de vista, es la película con mayor “preocupación social que he hecho, pues esta historia la hemos vivido todos: el momento en que nuestros padres nos preguntaron ‘¿y ahora qué vas a estudiar?’ o ‘¿por qué no piensas mejor y elijes una carrera que puedas estudiar aquí?’. En todo caso, es una decisión muy conflictiva para la protagonista y sobre este plot se tejen los hilos de la película, que aborda el desarrollo de la vocación en una ciudad por demás pequeña, al estatismo de la sociedad que circunda a los jóvenes, la forma en que uno negocia con sus propias aspiraciones por miedo a lo desconocido”, explicó.

Pereyra relató que Flavia dio una “interpretación sólida y llena de matices, de honda y delicada intimidad” al personaje, ya que ella atravesó por la situación que describe la película, “así que mucho de lo que se verá ha sido obtenido de forma semidocumental”, añadió. Además contiene parte de sus anhelos y obsesiones de su juventud como irse de su pueblo natal, por lo que va dirigido a muchos jóvenes.

“Ser joven e intuir con fuerza o débilmente hacia dónde nos jala el imán de nuestra vida... el tema se me presenta maravillosamente variado y pasaría feliz varios años haciendo películas sobre adolescentes. Va dirigida a ellos y espero la reciban, o como dice la famosa dedicatoria: ‘a cuando éramos jóvenes“, acotó.

La producción tiene un lazo importante con “Historia del partir”, pues trata de una película que relata el rodaje de otra, donde Pereyra actúa como el director de ese filme. A diferencia de “Luz en la copa”, el nuevo producto será poco “efectivista” y centrado en el desarrollo sutil de los personajes.

Contó que a través de las proyecciones anhela recuperar y profundizar el “maravilloso flujo continuo” en un futuro, que es cómo cree que el cine debería ser. “Hasta el momento, más que hacer lo que quiero hacer he hecho lo que en el momento era posible hacer“, apuntó, además de estar interesado en las coproducciones y proyectos de esa clase.

Finalmente, su visión del cine boliviano es muy positiva, pues cree que hay herramientas necesarias para que las generaciones actuales logren nuevas propuestas con su talento y creatividad.

El 20 de abril, como parte del Ciclo de Cine Boliviano del Cine Club en Vida y Muerte, se proyectarán "Luz en la Copa", en el Instituto Cultural Boliviano Alemán (ICBA), a las 19:00.

No hay comentarios:

Publicar un comentario