miércoles, 19 de abril de 2017

La autopsia de Jane Doe: Revelando una pregunta más inquietante que la anterior

Dirigida por André Ovredal (Trollhunter), el reparto de esta terrorífica historia cuenta con los actores Brian Cox y Emile Hirsch, además de Ophelia Lovibond, Jane Perry y Michael McElhatton, entre otros.

SOBRE EL FILME

La autopsia de Jane Doe, es una joya que abandera la simplicidad del relato de terror simple, efectivo, mohoso como el muerto que se levanta de su tumba. Una sorpresiva pieza de cámara que pone en el ojo del huracán a sus responsables: primero al realizador noruego, que ya nos agradó con su Trollhunter, y después a los televisivos Ian B. Goldberg y Richard Naing, cuyo guión ya había llamado la atención quedando en el segundo puesto de la Blood List -lista anual dónde se agrupan los mejores guiones de terror no producidos-, en el pasado año 2013.

Su principal argumento es la de la originalidad en la propuesta: la Jane Doe del título es un cadáver desconocido en plena escena del crimen, un misterio que deberá ser resuelto por dos forenses -padre e hijo- y en el que cada corte y cada órgano examinado revelará una pregunta más inquietante que la anterior. Una clara serie B protagonizada por dos actores consagrados debe mirarse dos veces con atención; Brian Cox y Emile Hirsch no aceptarían estar en un filme que no les dé cancha para trabajar. Y el guión de Goldberg & Naing da esta oportunidad, porque en ellos enfoca este juego de Sherlock y Holmes con el que coquetea la historia poco antes de girar al horror más clásico.

La autopsia de Jane Doe es una estupenda cinta de gritos, sobresaltos y sangrientos resultados capaz de satisfacer al hambriento espectador de género actual. Una película que ejemplifica el espíritu de adaptar el videoclub a nuestros tiempos y que no se avergüenza de ser lo que es. Sorprendentemente estupenda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario