jueves, 16 de marzo de 2017

Bolivia pierde opciones de apoyo en audiovisual



A menos de una semana de celebrar el día Nacional de Cine, Bolivia queda fuera de la nueva Federación Iberoamericana de Academias de Artes y Ciencias Cinematográficas, que se consolidó ayer en el marco del 32vo. Festival de Cine de Guadalajara, perdiendo así la posibilidad de compartir experiencias, generar proyectos conjuntos de cine y establecer mecanismos de cooperación para la producción con el apoyo de otros nueve países.

Bolivia no está dentro de los privilegiados “porque no contamos con Academia, ni Ley, ni fondo, ni instituto, ni políticas para el audiovisual”, indicó la Red de Creadores y Autores del Audiovisual y el Cine de Cochabamba, en conversación con Los Tiempos.

Bolivia no cuenta con una academia y políticas que representen al sector, “estamos con años de retraso en ese sentido, no hay un desarrollo simétrico a nivel cinematográfico con otros países de la región”, indicó la Red; sin embargo, hay producciones nacionales que han promocionado la creación a nivel internacional.

La red considera que se debería empezar por organizar el espacio audiovisual y elaborar políticas para el mismo, “y eso parte de la voluntad política de las instituciones públicas. Hay talento, está confirmado, pero los creadores navegan a contracorriente cuando la cultura es la quinta rueda del carro para el Estado”, manifestaron representantes de la Red.

Por ejemplo, en cuanto a Ibermedia, fondo concursable con el que varios proyectos nacionales lograron producirse, de 30 proyectos que se presentan, pocos logran rodarse, indicó la fuente.

En conversación con Martín Salas, director de la escuela de cine La Fábrica, se pudo constatar que la forma de acceder a los fondos concursables de Ibermedia por ejemplo, es mediante coproducciones, que exigen tener un presupuesto previo, generalmente otorgado por la institución pública de cada país; “al menos así es en casi todos los países que se presentan, pero en Bolivia es muy difícil romper con la burocracia estatal para alcanzar ese apoyo”, indicó Salas, a tiempo de lamentar que estas oportunidades se pierdan cuando el audiovisual es una ventana de identidad hacia el mundo.



FIACINE, UN ANHELO CUMPLIDO

Fiacine es un logro de los productores audiovisualistas de Iberoamérica, que se estuvo peleando desde el 2013, y ayer, tras una reunión de las organizaciones de nueve países que la integran, finalmente se consolidó.

La flamante Federación se constituyó en el marco de la 32va. edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), donde se conformó legalmente, con la finalidad de “establecer mecanismos de cooperación que fortalezcan el cine de habla hispana”; objetivo que no alcanzará a la producción boliviana.

Los representantes de las nueve academias de cine que estuvieron en el acto celebrado en México fueron: Verónica Calvo de Argentina, María Fernanda Céspedes de Colombia, Calé Rodríguez de Ecuador, Azucena Rodríguez de España, Dolores Heredia de México, Caupolicán Ovalles de Venezuela y María Jesús Peña de Paraguay. Con la ausencia de los también firmantes, Roberto Figueira de Brasil y Paulo Trancoso de Portugal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada