miércoles, 8 de febrero de 2017

Premios Óscar, celebran nominaciones

Un total de 163 nominados en la 89 edición de los Óscar acudieron el lunes al tradicional almuerzo de la Academia de Hollywood, donde las celebridades pudieron respirar hondo y relajarse en un ambiente distendido mientras los candidatos sin tanto renombre disfrutaron charlando con sus ídolos.

El hotel Beverly Hilton de Los Ángeles (California) acogió este evento donde actores, directores, guionistas, compositores e ingenieros de sonido, entre otros, se reúnen en torno a una misma mesa para conocer de cerca los entresijos de sus profesiones, dejando atrás los nervios y la presión de las campañas publicitarias.

La 89 entrega anual de los Premios de la Academia será el 26 de febrero en el Teatro Dolby de Los Ángeles.



DEV PATEL

"Solo soy un tipo de Rayners Lane, ¿cómo demonios pasó esto?". Mientras el actor Dev Patel (26 años, Reino Unido) aún se ve como ese joven del suburbio de Londres donde creció, muchos cinéfilos siguen reconociéndole como aquel joven de origen indio que en 2008 protagonizó la oscarizada “Slumdog millionaire” con solo 16 años.

En la comida que la academia ha dado en honor a los nominados a los Óscar, el actor de 26 años demostró que ya no es un crío y dio una lección de estilo a todo el que quiso mirar. Su traje oscuro, su camisa blanca y su corbata a rayas combinaban con su peinado informal y su barba milimétricamente descuidada. Todo en Dev Patel estaba bien.

El próximo 26 de febrero vuelve a optar a un Óscar (mejor actor de reparto) por su papel en la película de Garth Davis, Lion.



TAYLOR SHERIDAN

Otro novato en estas lides era Taylor Sheridan, candidato al mejor guion original por "Hell or High Water".

"Es realmente apabullante. Es un auténtico regalo", reconoció Sheridan, que tiene en cartera la secuela de "Sicario", titulada "Soldado".

"Benicio del Toro estaba fantástico en la primera parte. Tienes que ver lo que ha hecho en la segunda. Es increíble", avanzó Sheridan mientras disfrutaba de una copa de champán y unas piezas de sushi por las que luchaban también una embarazadísima Natalie Portman y un exultante Mel Gibson, que no probó una gota de alcohol.

La megafonía avisaba a los invitados de que era hora de sentarse para degustar un menú formado por una ensalada de espinacas, róbalo con cuscús, tomate natural y zanahorias y, de postre, tarta de crema de plátano con almendras y salsa de chocolate.



CHERYL BOONE ISAACS

Como era de esperarse, hizo acto de presencia la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, quien dio la bienvenida a los asistentes y recordó los progresos de la institución en cuanto a inclusión y diversidad.

"Menuda diferencia respecto al año pasado", dijo, aliviada, en alusión a la cantidad de artistas de color nominados en esta edición, especialmente en las categorías de mejor actor y mejor actriz.

"Hemos conseguido un progreso real y estoy segura de que va a continuar en el futuro. Queremos ser diversos y liderar con el ejemplo. Nos hemos convertido en agentes del cambio", declaró.

Isaacs, consciente de que los artistas hablarán sobre las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump, en la ceremonia, no eludió el tema.

"Todos sabemos que hay algunas sillas vacías hoy en esta sala y eso nos convierte a todos en activistas", indicó en referencia a la ausencia del cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado al Óscar por The Salesman", quien recientemente anunció que no acudirá a la ceremonia en respuesta a las medidas migratorias decretadas por Trump.



DUSTIN O'HALLORAN

"Me dijeron que para disfrutar de estos eventos había que dejar atrás el miedo por conocer a la gente que realmente te inspira, acercarte a saludar y charlar con ellos", explicó a Efe O'Halloran (nominado a la mejor banda sonora original por "Lion"), quien no dudó en acercarse a Steven Spielberg, sentado a unos pocos metros, para decirle que la banda sonora de "Close

Encounters of the Third Kind" fue lo que le llevó a dedicarse a la música.



DAMIEN CHAZELLE

Uno de los primeros en llegar al cóctel previo fue Damien Chazelle, director del musical "La La Land", la gran favorita a los Óscar con sus 14 nominaciones.

"Aún estoy asimilándolo. Es surrealista", dijo a Efe acompañado por su novia, Olivia Hamilton. "Nunca imaginé algo así. Para mí, la victoria ya fue haber hecho la película porque me llevó mucho tiempo levantar el proyecto. Es un sueño hecho realidad", agregó.

Esas 14 nominaciones igualaron el récord histórico de "Titanic" y "All About Eve".

"Todo lo que ha venido después ha sido miel sobre hojuelas. Sigo sin terminar de procesar todo esto", confesó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario